Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 1,35-42

Al día siguiente, Juan se encontraba de nuevo allí con dos de sus discípulos. Fijándose en Jesús que pasaba, dice: «He ahí el Cordero de Dios.» Los dos discípulos le oyeron hablar así y siguieron a Jesús. Jesús se volvió, y al ver que le seguían les dice: «¿Qué buscáis?» Ellos le respondieron: «Rabbí - que quiere decir, "Maestro" - ¿dónde vives?» Les respondió: «Venid y lo veréis.» Fueron, pues, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día. Era más o menos la hora décima. Andrés, el hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que habían oído a Juan y habían seguido a Jesús. Este se encuentra primeramente con su hermano Simón y le dice: «Hemos encontrado al Mesías» - que quiere decir, Cristo. Y le llevó donde Jesús. Jesús, fijando su mirada en él, le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas» - que quiere decir, "Piedra".

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El evangelista Juan sigue narrando los primeros pasos de la misión pública de Jesús abierta con el bautismo en el Jordán. Hoy describe la conversión de dos discípulos del Bautista. Evidentemente, las extraordinarias palabras del Bautista, que habían indicado a los presentes el Mesías, habían impresionado el corazón de dos de sus secuaces. Y, en efecto, dejando a su maestro, se pusieron a seguir a este joven profeta de Nazaret. Su experiencia es un ejemplo para todos los creyentes, también para nosotros cuando abrimos nuestro corazón a la predicación del Evangelio. En el origen de la experiencia cristiana hay siempre una palabra que toca el corazón y que nos hace salir de nuestras costumbres, de nuestras seguridades, aunque sean religiosas. Es el inicio de un itinerario interior que lleva hacia el conocimiento del misterio de amor que Dios nos ha revelado. Lo que le sucede a aquellos dos es un ejemplo también para nosotros. Contemplemos la escena evangélica para comprender su corazón. Los dos abandonan al Bautista y empiezan a seguir a Jesús. Después de un poco de camino, Jesús se da la vuelta y les pregunta: "¿Qué buscáis?" Son las primeras palabras que Jesús pronuncia en el cuarto Evangelio, pero es también la primera pregunta que se plantea a quien se acerca al Evangelio: "¿Qué buscas?", "¿Qué esperas?". Los dos discípulos quedan sorprendidos por esta pregunta y responden con otra: "Maestro, ¿dónde vives?" Y Jesús: "Venid y lo veréis". Es un diálogo que parece casi brusco, lapidario, animado por dos verbos: una invitación y una promesa. Jesús no se detiene en explicar; en efecto, el suyo no es un programa que requiera largas y complejas explicaciones doctrinales. Él propone una experiencia: "Venid y lo veréis". Y así sucedió. Escribe el evangelista que los dos "Fueron, pues, vieron donde vivía y se quedaron con él aquel día. Era más o menos la hora décima". Quedarse en casa de Jesús significa echar raíces en su compañía, entrar en comunión con él. Aquella experiencia cambió para siempre la vida de aquellos dos: eran Andrés y Juan. Y todo el que ha seguido su ejemplo ha encontrado también cambiada su vida. Le sucedió también a Simón, hermano de Andrés. En el encuentro con Jesús Pedro sintió que su nombre cambiaba: recibió la nueva vocación de ser "piedra" para los hermanos.


04/01/2010
Oración por los enfermos


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri