Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Nehemías 9,24-29

Llegaron los hijos y tomaron el país,
y tú ante ellos aplastaste
a los habitantes del país, los cananeos,
los pusiste en sus manos,
con sus reyes y las gentes del país,
para que los trataran a merced de su capricho. Ciudades fuertes conquistaron
y una tierra generosa;
y heredaron casas
de toda suerte de bienes rebosantes,
cisternas ya excavadas, viñas y olivares,
árboles frutales sin medida:
comieron, se saciaron, engordaron,
se deleitaron en tus inmensos bienes. Pero después, indóciles, se rebelaron contra ti,
arrojaron tu Ley a sus espaldas,
mataron a los profetas que les conjuraban
a convertirse a ti;
(grandes desprecios te hicieron). Tú los entregaste en poder de sus enemigos
que los oprimieron.
Durante su opresión clamaban hacia ti,
y tú los escuchabas desde el cielo;
y en tu inmensa ternura les mandabas
salvadores que los libraron de las manos opresoras. Pero, apenas en paz, volvían a hacer el mal ante ti,
y tú los dejabas en mano de sus enemigos que los
oprimían.
Ellos de nuevo gritaban hacia ti,
y tú escuchabas desde el cielo:
¡muchas veces, por ternura, los salvaste! Les conminaste para volverlos a tu Ley,
pero ellos en su orgullo no escucharon tus mandatos;
contra tus normas pecaron,
contra aquellas que, cumplidas, dan la vida;
dieron la espalda,
endurecieron su cerviz y no escucharon.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El pasaje del libro de Nehemías nos lleva al final del itinerario a través del cual Dios ha conducido a Israel a la libertad de la tierra. El lenguaje usado por el autor es muy similar al de los libros del Deuteronomio y de los Jueces. Y, todavía una vez más, aparece la paradoja del amor incondicional del Señor por una parte y la desobediencia y la rebelión del pueblo de Israel por otra: "Pero después, indóciles, se rebelaron contra ti, arrojaron tu Ley a sus espaldas, mataron a los profetas ...". Continúa el rechazo de Israel a escuchar a Dios que habla. Y esto sucede cada vez que se acomoda en el bienestar y en la tranquilidad que además ha alcanzado con la ayuda indispensable del Señor. Habían obtenido lo que deseaban, estaban saciados de los bienes de la tierra ("heredaron casas de toda suerte de bienes rebosantes"), y todo esto les ha llevado a olvidar que se trataba de un don gratuito de Dios, ciertamente no de un mérito suyo. Dice bien el Salmo: "El hombre opulento no entiende, a las bestias mudas se parece" (49, 13). La riqueza lleva a olvidar a Dios porque nos hace creernos dueños de las cosas, en vez de enseñarnos la gratitud por cuanto se ha recibido de la vida. La Biblia no condena la riqueza, es más, es vista como la consecuencia de la bendición divina, sin embargo alerta de una posesión necia de las cosas y repetidamente invita a confiar en Dios. Jesús mismo lo ha subrayado varias veces hablando a sus discípulos: "No andéis preocupados por vuestra vida, qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis: porque la vida vale más que el alimento y el cuerpo más que el vestido" (Lc 12, 22-23). El Señor nos advierte, como hizo con su pueblo, para que escuchemos su palabra que hace vivir: "Les conminaste para volverlos a tu Ley, pero ellos en su orgullo no escucharon tus mandatos; contra tus normas pecaron, contra aquellas que, cumplidas, dan la vida". ¡Cuántas veces hemos experimentado la verdad de estas palabras! Verdaderamente la palabra de Dios hace vivir. Es la única fuente de alegría y de bienestar. Sin embargo, debemos estar atentos porque es fácil caer en los engaños de una sociedad materialista en la que cuenta lo que se tiene y se vive con el miedo de perder el bienestar. Confiémonos al Señor conscientes de que él no abandona a los que en él confían y lo escuchan.


13/01/2010
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri