Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Oración por la unidad de las Iglesias. Recuerdo especial de las antiguas Iglesias de Oriente (siro-ortodoxa, copta, armenia y asiria).


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Tobías 1,3-9

Yo, Tobit, he andado por caminos de verdad y en justicia todos los días de mi vida y he repartido muchas limosmas entre mis hermanos y compatriotas, deportados conmigo a Nínive, al país de los asirios. Siendo yo joven todavía y estando en mi país, en la tierra de Israel, toda la tribu de mi padre Neftalí se apartó de la casa de David y de Jerusalén, la ciudad elegida entre todas las tribus de Israel para ofrecer allí sacrificios y en la que había sido edificado y consagrado, para todas las generaciones venideras, el Templo de la Morada del Altísimo. Todos mis hermanos y la casa de mi padre Neftalí ofrecían sacrificios al becerro que Jeroboam, rey de Israel, había hecho en Dan, en los montes de Galilea. Muchas veces era yo el único que iba a Jerusalén, con ocasión de las fiestas, tal como está prescrito para todo Israel por decreto perpetuo; en cobrando las primicias y las crías primeras y diezmos de mis bienes y el primer esquileo de mis ovejas, acudía presuroso a Jerusalén y se lo entregaba a los sacerdotes, hijos de Aarón, para el altar. Daba a los levitas, que hacían el servicio en Jerusalén, el diezmo del vino, del grano, del olivo, de los granados, de los higos y demás frutales; tomaba en metálico el segundo diezmo, de los seis años, y lo gastaba en Jerusalén. Entregaba el tercer diezmo a los huérfanos, a las viudas y a los prosélitos que vivían con los israelitas; se lo llevaba y entregaba cada tres años, celebrando una comida con ellos conforme a lo que se prescribe en la Ley de Moisés y conforme a los preceptos que me dio Débora, madre de nuestro padre Ananiel, pues mi padre había muerto dejándome huérfano. En llegando a edad adulta, me casé con Ana, mujer de nuestra parentela; y ella dio a luz a Tobías.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Comenzamos hoy la lectura continuada del libro de Tobías, un texto de carácter sapiencial relatado por un creyente que durante largo tiempo ha reflexionado sobre las Escrituras judías. Tras una breve introducción (vv. 1-2), el autor sagrado abre el relato con la historia de Tobit, padre de Tobías. Él mismo es quien empieza a narrarlo: "Yo, Tobit, he andado por caminos de verdad y en justicia todos los días de mi vida..." (v. 3). Mientras lo relata se encuentra en el exilio, lejos de su tierra, junto al pueblo de Israel, en la ciudad enemiga por excelencia, Nínive. Tobit comparte la suerte, pero no una experiencia espiritual idéntica. La mayor parte del pueblo de Israel vivía una apostasía religiosa con la práctica de cultos idolátricos contrarios al único culto, el del templo de Jerusalén. Tobit, sin embargo, permanece enraizado en la fe de los padres, en la que ha sido educado por su abuela Débora (es significativo este recuerdo de la abuela en la transmisión de la fe) y fiel a Jerusalén: "me acordaba de Dios con toda mi alma" (1, 12). Su memoria se remonta a los años de su vida en la patria, y dice que ha sido un creyente observante, "he andado por caminos de verdad y en justicia". Evoca su fidelidad a la ley hasta las más minuciosas prescripciones, como las costumbres relativas a los diezmos, que describe en detalle (vv. 6-8). Además, Tobit advierte: "he repartido muchas limosnas entre mis hermanos y compatriotas" (v. 3). Y, siguiendo a los grandes patriarcas, ha escogido para sí una mujer procedente de la parentela. En el primer puesto en la vida de Tobit está la ley del Señor, de la que emergen tres prioridades, que después encontraremos a lo largo del libro: la caridad hacia los compatriotas, el culto (subrayado por la importancia de Jerusalén y del templo) y los valores familiares. Al hijo le da el nombre de Tobías, es decir, "el Señor es mi bien", a pesar de que su situación actual parezca mostrar lo contrario. Pero ésta es precisamente la enseñanza que emerge de estas páginas: quien es fiel al Señor será acompañado durante sus días por el ángel de Dios y recibirá su recompensa.


20/01/2010
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri