Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Tobías 9,1-6

Entonces Tobías llamó a Rafael y le dijo: «Hermano Azarías, toma contigo cuatro criados y dos camellos y vete a Ragués. Dirígete a Gabael, dale el recibo y hazte cargo del dinero; invítale también a que se venga contigo a la boda. Tú sabes que mi padre lleva cuenta de los días, y uno solo que demore, le doy un gran disgusto; ya ves que Ragüel me ha conjurado, y que no puedo desatender su deseo.» Rafael se puso en camino para Ragués de Media con los cuatro criados y los dos camellos y fueron a pernoctar en casa de Gabael. Le presentó el recibo y le dio la noticia de que Tobías, hijo de Tobit, se había casado y le invitaba a la boda. Gabael se levantó, le entregó todos los sacos de dinero, con los sellos intactos, y los cargaron sobre los camellos. Levantándose de madrugada, partieron juntos para la boda y llegados a casa de Ragüel encontraron a Tobías puesto a la mesa. Y como se levantara a toda prisa para saludarle, Gabael rompió a llorar y le bendijo diciendo: «¡Hombre bueno y honrado, hijo de un hombre honrado y bueno, justo y limosnero! Que el Señor te conceda las bendiciones del cielo a ti, a tu mujer, al padre y a la madre de tu mujer. ¡Bendito sea Dios, que me ha permitido ver un vivo retrato de mi primo Tobit!»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La escena describe la recuperación del dinero que Tobit había depositado a Gabael, en la ciudad de Ragués. Esta recuperación, que era el verdadero motivo del viaje de Tobías y que presentaba no pocas dificultades, se produce de forma lineal y llena de emociones. Divo Barsotti, un monje italiano recientemente desaparecido, lo comenta así: "Ya la brevedad del capítulo dice cómo una vez alcanzada la meta del viaje todo se desarrolla ahora con rapidez, todo precipita hacia el final. Largo y difícil es alcanzar la meta, pero, una vez alcanzada, todo se vuelve fácil y llano. Ahora, todo parece cumplirse con una facilidad sorprendente… Es difícil el inicio; fatigosos los primeros pasos en el camino por el que el Señor nos introduce, pero después, cuando nos hemos comprometido realmente en la obediencia, parece que Dios lo hiciera todo él mismo". Ciertamente hay que notar la contínua presencia del ángel con el que Tobías no deja de hablar. Es el sentido de la continuidad de la compañía de Dios en nuestra vida. Es el Señor quien le ayuda a encontrar a Gabael. Éste conserva todavía la suma que le entregó Tobit (v. 5), manifestando así no sólo una rara honestidad sino también una extraordinaria libertad de la esclavitud del dinero. Y al ver a Tobías, empujado por ese instinto espiritual que une a los hombres de Dios, Gabael se conmueve y lo abraza llorando. De sus labios brota la oración de bendición para Tobías: "¡Hombre bueno y honrado, hijo de un hombre honrado y bueno, justo y limosnero! Que el Señor te conceda las bendiciones del cielo a ti, a tu mujer, al padre y a la madre de tu mujer. ¡Bendito sea Dios, que me ha permitido ver un vivo retrato de mi primo Tobit!". Gabael pone al joven Tobías y a su familia bajo la mirada y la protección de Dios.


05/02/2010
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
ENE
15
Domingo 15 de enero
Liturgia del domingo
ENE
16
Lunes 16 de enero
Oración por la Paz
ENE
17
Martes 17 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
18
Miércoles 18 de enero
Memoria de los santos y de los profetas
ENE
19
Jueves 19 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
20
Viernes 20 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
21
Sábado 21 de enero
Vigilia del domingo
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo