Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Tobías 11,1-19

Cuando llegaron cerca de Kaserín, que está frente a Nínive, dijo Rafael: «Tú sabes bien en qué situación dejamos a tu padre; vamos a adelantarnos nosotros a tu mujer para preparar la casa, mientras llegan los demás.» Prosiguieron, pues, los dos juntos; el ángel le dijo: «Toma contigo la hiel.» El perro seguía detrás de ellos. Estaba Ana sentada, con la mirada fija en el camino de su hijo. Tuvo la corazonada de que él venía y dijo al padre: «Mira, ya viene tu hijo y el hombre que le acompañaba.» Rafael iba diciendo a Tobías, mientras se acercaban al padre: «Tengo por seguro que se abrirán los ojos de tu padre. Untale los ojos con la hiel del pez, y el remedio hará que las manchas blancas se contraigan y se le caerán como escamos de los ojos. Y así tu padre podrá mirar y ver la luz.» Corrió Ana y se echó al cuello de su hijo, diciendo: «¡Ya te he visto, hijo! ¡Ya puedo morir!» Y rompió a llorar. Tobit se levantó y trompicando salió a la puerta del patio. Corrió hacia él Tobías, llevando en la mano la hiel del pez; le sopló en los ojos y abrazándole estrechamente le dijo: «¡Ten confianza, padre!» Y le aplicó el remedio y esperó; y luego, con ambas manos le quitó las escamas de la comisura de los ojos. Entonces él se arrojó a su cuello, lloró y le dijo: «¡Ahora te veo, hijo, luz de mis ojos!» Y añadió: ¡Bendito sea Dios!
¡Bendito su gran Nombre!
¡Bendito todos sus santos ángeles!
¡Bendito su gran Nombre
por todos los siglos! Porque me había azotado,
pero me tiene piedad
y ahora veo a mi hijo Tobías.
Tobías entró en casa lleno de gozo y bendiciendo a Dios
con toda su voz; luego contó a su padre el éxito
de su viaje, cómo traía el dinero y cómo se había
casado con Sarra, la hija de Ragüel, y que venía
ella con él y estaba ya a las puertas de Nínive. Tobit salió al encuentro de su nuera hasta las puertas de Nínive, bendiciendo a Dios, lleno de gozo. Cuando los de Nínive le vieron caminar, avanzando con su antigua firmeza, sin necesidad de lazarillo, se maravillaron. Tobit proclamó delante de ellos que Dios se había compadecido de él y le había abierto los ojos. Se acercó Tobit a Sarra, la mujer de su hijo, y la bendijo diciendo: «¡Bienvenida seas, hija! Y bendito sea tu Dios, hija, que te ha traído hasta nosotros. Bendito sea tu padre, y bendito Tobías, mi hijo, y bendita tú misma, hija. Bienvenida seas, entra en tu casa con gozo y bendición.» Todos los judíos de Nínive celebraron fiesta aquel día. También Ajikar y Nabad, primos de Tobit, vinieron a congratularle.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

En esta escena del regreso de Tobías a casa es el ángel Rafael el primero en tomar la iniciativa. En efecto, cuando alcanzaron las inmediaciones de Nínive (Rafael, que significa "Dios sana") se dirige a Tobías y le describe lo que debe hacer cuando encuentre al padre. Tobías le obedece: en cuanto ve al padre lo abraza. Nos encontramos en ese mismo patio (v. 10) en el que Tobit había perdido la vista. Tobit, como hizo Jacob con el hijo José en cuanto lo vio (Gn 46, 30), le echa los brazos al cuello y le dice: "luz de mis ojos". Tobías le aplica entonces la hiel del pez sobre los ojos y Tobit recupera la vista. Todo nace de las palabras del ángel. Y Tobías sabe bien que si escucha y pone en práctica cuanto al ángel le dice, esa palabra es eficaz. En efecto, la Palabra debe encontrar su primacía en nuestra vida para que se realice el diseño de Dios que es nuestra salvación. Recuperada la vista, Tobit se dirige a Dios para bendecirlo y darle gracias porque ha practicado la misericordia y no el castigo. En pocos versículos repite hasta ocho veces el verbo "bendecir". Al ver la alegría del padre, Tobías no reprime la suya: "entró en casa lleno de gozo y bendiciendo a Dios con toda su voz" (v. 15). Muchos habitantes de Nínive gozaron también al ver lo que había sucedido. Y Tobit, por su parte, "proclamó delante de ellos que Dios se había compadecido de él y le había abierto los ojos" (v. 16). La alegría de este padre al acoger a las puertas de la ciudad la esposa del hijo es contagiosa. Toda la comunidad judía de Nínive hace fiesta por la llegada de Sarra, mientras Tobit la bendice subrayando una vez más la acción de Dios. La fiesta conclusiva (vv. 18-19) se presenta como una nueva celebración de bodas cuyo protagonista ya no parece ser Tobías sino el anciano padre Tobit que veía sus últimos años de vida bendecidos de forma extraordinaria por el Señor. Su desbordante alegría no sólo envuelve a toda la comunidad sino que hace caer también el muro de desconfianza que Nabad y Ajicar se habían construido: van a felicitar a Tobit y se reconcilian. La alegría del creyente es contagiosa y cambia el mundo.


08/02/2010
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri