Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Fiesta de la cátedra de San Pedro.


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Eclesiastés 2,1-11

Hablé en mi corazón: ¡Adelante! ¡Voy a probarte en el placer; disfruta del bienestar! Pero vi que también esto es vanidad. A la risa la llamé: ¡Locura!; y del placer dije: ¿Para qué vale? Traté de regalar mi cuerpo con el vino, mientras guardaba mi corazón en la sabiduría, y entregarme a la necedad hasta ver en qué consistía la felicidad de los humanos, lo que hacen bajo el cielo durante los contados días de su vida. Emprendí mis grandes obras; me construí palacios, me planté viñas; me hice huertos y jardines, y los planté de toda clase de árboles frutales. Me construí albercas con aguas para regar la frondosa plantación. Tuve siervos y esclavas: poseí servidumbre, así como ganados, vacas y ovejas, en mayor cantidad que ninguno de mis predecesores en Jerusalén. Atesoré también plata y oro, tributos de reyes y de provincias. Me procuré cantores y cantoras, toda clase de lujos humanos, coperos y reposteros. Seguí engrandeciéndome más que cualquiera de mis predecesores en Jerusalén, y mi sabiduría se mantenía. De cuanto me pedían mis ojos, nada les negué ni rehusé a mi corazón ninguna alegría; toda vez que mi corazón se solazaba de todas mis fatigas, y esto me compensaba de todas mis fatigas. Consideré entonces todas las obras de mis manos y el fatigoso afán de mi hacer y vi que todo es vanidad y atrapar vientos, y que ningún provecho se saca bajo el sol.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El pseudo-Salomón propone la experiencia de la embriaguez del placer y del producir como camino hacia el "bien" y, por tanto, a la "felicidad". La conclusión será que el placer satisface una necesidad pero no da el "sentido", colma pero sólo por un momento y, por el contrario, deja que el vacío permanezca. Y acaba con un proverbio: "A la risa llamé locura, y del placer dije: ¿Para qué vale?". La risa no procura ningún sentido al vivir, y el placer no realiza nada que sea digno de ser perseguido. El placer, separado de la sabiduría y de la ciencia, deja insatisfechos, y la risa es propia de los necios (7,6). En efecto, si la sabiduría ha resultado un puñado de palabras vacías, todavía más lo será una vida de placeres, de vinos refinados, de frenética actividad edificadora y lúdica. El autor describe la búsqueda del placer en diferentes sectores de la vida. Ha intentado entregarse al vino, símbolo clásico de la alegría. No buscaba una simple ebriedad, en efecto, no quería ser arrollado por ella: mientras con la boca bebía, el alma estaba en otro lugar. Su intención era gustar una alegría que implicase tanto el corazón como el cuerpo (con frecuencia en estas ocasiones de fiesta se danzaba). Esta experiencia, que incluso llegaba a satisfacerle por su implicación, se reveló como un puñado de viento. El pseudo-Salomón emprende después una especie de "viaje" en el campo del placer buscando satisfacer cada uno de sus deseos. Se suceden diferentes tipologías humanas. Ante todo aparece el hombre que busca el sentido de la vida construyendo casas, plantando viñas y jardines, realizando construcciones suntuosas provistas de albercas y lagos (vv. 4-5). Después aparece el hombre que busca la felicidad en las posesiones: tiene siervos y esclavas, ganados y rebaños, oro y plata, tributos de reyes y de provincias. Y al final aparece el hombre que goza de la vida, que se rodea de cantores y cantoras, de mujeres y concubinas. Con todas estas experiencias, el pseudo-Salomón quería ser "grande" y poderoso: "Nada negué a mis ojos de cuanto me pedían" (v. 10). Quería extraer de la vida el máximo de placer. En la conclusión (v. 11), echa la mirada atrás para ver todo lo que ha experimentado y construido. No esconde que alguna recompensa ha obtenido y que algo de satisfacción ha experimentado, pero debe constatar con profunda amargura que no ha encontrado ni alegría ni satisfacción: "todo" ha sido efímero, transitorio, desilusionante. Y las satisfacciones momentáneas dejan todavía más amarga la vida. La riqueza, el placer y las obras han sido ídolos ante los que ha sacrificado su misma vida. En verdad, sacrificándola ante estos altares, ha perdido su vida y no ha encontrado la felicidad. En este pasaje el autor no menciona nunca la "ley" como medida de su comportamiento; la única medida ha sido su propia satisfacción. Y la única verdad es la que ya ha profesado: "ningún provecho se saca bajo el sol" (v. 11). Todo es "hebel": sólo Dios permanece firme.


22/02/2010
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri