Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Eclesiastés 2,18-26

Detesté todos mis fatigosos afanes bajo el sol, que yo dejo a mi sucesor. ¿Quién sabe si será sabio o necio? El se hará dueño de todo mi trabajo, lo que realicé con fatiga y sabiduría bajo el sol. También esto es vanidad. Entregué mi corazón al desaliento, por todos mis fatigosos afanes bajo el sol, pues un hombre que se fatigó con sabiduría, ciencia y destreza, a otro que en nada se fatigó da su propia paga. También esto es vanidad y mal grave. Pues ¿qué le queda a aquel hombre de toda su fatiga y esfuerzo con que se fatigó bajo el sol? Pues todos sus días son dolor, y su oficio, penar; y ni aun de noche su corazón descansa. También esto es vanidad. No hay mayor felicidad para el hombre que comer y beber, y disfrutar en medio de sus fatigas. Yo veo que también esto viene de la mano de Dios, pues quien come y quien bebe, lo tiene de Dios. Porque a quien le agrada, da El sabiduría, ciencia y alegría; mas al pecador, da la tarea de amontonar y atesorar para dejárselo a quien agrada a Dios. También esto es vanidad y atrapar vientos.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Todas las "fatigas" y los "afanes" (v. 18) realizados por Salomón le han procurado inmensos bienes, preciosos tesoros, obras grandiosas. Pero, ¿quién recibirá en herencia todo este patrimonio acumulado al precio de tantas fatigas? El pseudo-Salomón recorre las etapas de su carrera repitiendo con insistencia sus empresas y realizaciones, y recordando que en ellas ha invertido su "saber" (v. 11) e inteligencia. Y se deja llevar por el disgusto (v. 18) y el desánimo (v. 20) ante la idea de que deberá dejar todo ello a "otro" que le sucederá. En verdad, es una constante de la vida de todo hombre que vive en este mundo encerrado "bajo el sol". Uno trabaja con fatiga, con competencia científica y técnica (v. 21) para acumular riquezas, pero después se ve obligado a "dar" a otro sus bienes, sin que éste se haya esforzado por ellos. Nadie sabe si quien le sucederá será sabio o necio. Resulta claro que el trabajo, la fatiga, el saber y la habilidad técnica no consiguen preservar ni de la muerte ni de la posibilidad de perder todo. Un "mal grave" (v. 21) amenaza al hombre, que no conoce el camino para fabricar la felicidad. La vida del hombre está atribulada, llena de fatigas y de afanes del corazón (v. 22), sus días y sus noches están atravesados de dolores, preocupaciones y pesadillas (v. 23), no hay reposo para la angustia y la continua agitación. El autor se pregunta si es posible que el hombre alcance la felicidad. Hacer, construir, plantar, gozar o poseer, manteniendo siempre el ánimo separado de cualquier cosa para custodiar la "sabiduría" o el "saber": nada de eso da la felicidad. La reiterada sucesión de hebel (2,1.11.15.17.19.21.23) es como un leit-motive que acompaña toda la existencia. El final del relato es dramático: el presunto rey se convierte en un pobre esclavo lleno de deudas que se atormenta día y noche, como un deudor insolvente oprimido por dolores. Pero hay una convicción: la alegría no viene del hombre sino de Dios. El "bien" del hombre viene de las manos de Dios (v. 24), no de nuestros esfuerzos. Y es un bien que sólo acoge quien está "agradecido" a Dios, es decir, quien lo acepta como don con reconocimiento. Éste recibe como don de Dios la sabiduría, la ciencia y la alegría (v. 26); éste consigue incluso gozar en sus fatigas, que se vuelven una fuente de felicidad. Al pecador (o mejor dicho, al "fallido") le corresponde la pena amarga de recoger y amasar para quien es agradecido a Dios. En verdad no se habla de "buenos" y "malos", sino de "gratos a Dios" y de "fallidos". No se trata de un orden moral, ni de una ley del azar. Todo es como una especie de enigma indescifrable, es decir, "vanidad" (hebel). El hombre, incluso cuando vive con las máximas oportunidades y por tanto en la situación óptima para realizarse como el caso de Salomón, experimenta la radical finitud que se puede resumir en la certeza de que "no existiré para siempre". El hombre no es autosuficiente. Su solidez está fuera de él. Cohélet nos sitúa ante la puerta de Dios.


24/02/2010
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
12
Lunes 12 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
13
Martes 13 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
14
Miércoles 14 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
15
Jueves 15 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
16
Viernes 16 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
17
Sábado 17 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
18
Domingo 18 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri