Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Eclesiastés 3,16-22

Todavía más he visto bajo el sol:
en la sede del derecho, allí está la iniquidad;
y en el sitial del justo, allí el impío. Dije en mi corazón: Dios juzgará al justo y al impío, pues allí hay un tiempo para cada cosa y para toda obra. Dije también en mi corazón acerca de la conducta de los humanos: sucede así para que Dios los pruebe y les demuestre que son como bestias. Porque el hombre y la bestia tienen la misma suerte: muere el uno como la otra; y ambos tienen el mismo aliento de vida. En nada aventaja el hombre a la bestia, pues todo es vanidad. Todos caminan hacia una misma meta;
todos han salido del polvo
y todos vuelven al polvo. ¿Quién sabe si el aliento de vida de los humanos asciende hacia arriba y si el aliento de vida de la bestia desciende hacia abajo, a la tierra? Veo que no hay para el hombre nada mejor que gozarse en sus obras, pues esa es su paga. Pero ¿quién le guiará a contemplar lo que ha de suceder después de él?

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

La reflexión de Cohélet se dirige hacia la sociedad humana. La experiencia de la injusticia, de la explotación y de la opresión está bajo los ojos de todos. El autor escribe: "he visto bajo el sol", es decir, es más que evidente el hecho de que en los lugares donde debería reinar el derecho hay iniquidad, y donde debería aplicarse la justicia reina sin embargo la impiedad. También Job denunciará la perversión del derecho, acusando a Dios mismo: "Deja la tierra en poder del malvado y tapa los ojos de los magistrados; ¿quién sino él lo hace?" (9, 24). También los profetas clamarán contra la corrupción que se abatía con violencia sobre todo contra los débiles y los pobres. En cualquier caso, Cohélet afirma que Dios vendrá a juzgar con justicia: castigará a los impíos y devolverá los derechos a los inocentes. La congoja es tan dramática que empuja al autor a comparar el comportamiento de los hombres con el de las bestias: la codicia y los instintos egocéntricos empujan a los hombres a prevaricar sobre los débiles y a devorarse unos a otros: "son como bestias" (v. 18). Pero Cohélet recuerda que todos, los hombres y los animales, van al encuentro de la misma "suerte": la muerte. Pero ambos son hebel, están marcados por una debilidad radical. Cohélet juega con las palabras hebreas rûah (= soplo de vida) y hebel (= soplo del viento): los hombres y los animales tienen la vida, pero son igualmente efímeros como un soplo del viento. Y la muerte los reúne en el mismo "lugar", el sheòl. Todos vienen del polvo y al polvo volverán (v. 20). Y Cohélet hace tambalear friamente la convicción de que el espíritu del hombre suba a lo alto: "¿Quién sabe?" (v. 21). Queda el interrogante: ¿qué hacer si, ante la injusticia dominante en el mundo, está la certeza en la intervención salvífica de Dios pero no la de una vida beata después de la muerte? Además, la "justicia de Dios" no siempre es visible en este mundo, es más, a veces la muerte imprevista de los justos parece incluso contradecirla. Por tanto, al hombre no le queda más que gozar de sus obras, de la "porción" que Dios le entrega. En cualquier caso, Cohélet cree que "Dios juzgará al justo y al impío" (v. 17); éste es el saber de la fe. Mientras, la experiencia constata que el hombre es mortal como los animales y que no puede ir más allá de un interrogante que deja abierta la puerta sobre un posible cumplimiento. El único bien posible para el hombre es gozar de lo que hace, sabiendo bien que no sabemos nada más allá del momento que se escapa (v. 22).


26/02/2010
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri