Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Eclesiastés 5,7-11

Si en la región ves la opresión del pobre y la violación del derecho y de la justicia, no te asombres por eso. Se te dirá que una dignidad vigila sobre otra dignidad, y otra más dignas sobre ambas. Se invocará el interés común y el servicio del rey. Quien ama el dinero, no se harta de él, y para quien ama riquezas, no bastas ganancias. También esto es vanidad. A muchos bienes,
muchos que los devoren;
y ¿de qué más sirven a su dueño
que de espectáculo para sus ojos? Dulce el sueño del obrero, coma poco o coma mucho; pero al rico la hartura no le deja dormir.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Cohélet, que ya ha tratado algunas de las actitudes que corrompen la vida social, se detiene ahora a considerar la dimensión económico-administrativa del estado, estructurada de forma piramidal, del centro a la periferia, que oprime y explota a los débiles y los pobres. Ante tal corrupción de la administración política Cohélet, -a diferencia de los profetas, que habrían reaccionado con violencia-, invita a no maravillarse: se da por supuesto que haya corrupción. En cualquier caso no sirve plantear un retorno a una economía preestatal, donde cada uno se ocuparía tan sólo de sus propios asuntos. El problema, de hecho, no está en el sistema político: la raíz de los males reside en el deseo insaciable de poseer, por el que "los ingresos no son nunca suficientes". A quien es esclavo del dinero y de la riqueza obviamente no le bastan nunca los ingresos y jamás se apaga el deseo (cfr. 1, 8; 4, 8). Es por tanto en el corazón del hombre donde debe buscarse la causa de las opresiones y de las injusticias, no tanto en la organización de la sociedad. Incluso la sed de dinero y de riquezas es "hebel", un soplo de viento. Cohélet advierte el peligro que representan el dinero y las riquezas para el hombre; aunque se gestionen con magnanimidad, con ellos crecen los parásitos, los que "devoran los bienes", los que se dejan seducir por el dinero. Es mejor la sobriedad del obrero que la saciedad del rico: el primero no se ve agitado por las preocupaciones ni sufre de insomnio, mientras que la "saciedad" del rico no es otra cosa que la codicia nunca satisfecha.


05/03/2010
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
ENE
15
Domingo 15 de enero
Liturgia del domingo
ENE
16
Lunes 16 de enero
Oración por la Paz
ENE
17
Martes 17 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
18
Miércoles 18 de enero
Memoria de los santos y de los profetas
ENE
19
Jueves 19 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
20
Viernes 20 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
21
Sábado 21 de enero
Vigilia del domingo
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo