Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Cirilo, obispo de Jerusalén. Oración por Jerusalén y por la paz en Tierra Santa


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Eclesiastés 10,8-14

El que cava la hoya cae en ella,
y al que atraviesa el seto le muerde la culebra. El que saca piedras se lastima con ellas,
el que raja maderos puede hacerse daño. Si se embota el hierro y no se afilan sus caras, hay que acrecentar los bríos: también supone ganancia afinar en sabiduría. Si pica culebra por falta de encantamiento no hay ganancia para el encantador. Palabras de boca de sabio agradan,
mas los labios del necio a él lo engullen. Empieza diciendo necedades, para acabar en locura de las malas. Y el necio dice más y más palabras. Nadie sabe lo que vas venir, y el remate de todo, ¿quién puede pronosticárselo?

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Cohélet, que no pretende ofrecer un cuadro completo de la sabiduría, se contenta con proverbios, modestos pero útiles. Ofrece ejemplos de sabiduría cotidiana: el que cava una fosa podría caer en ella, o al que rompe un muro le podría morder una culebra. Esto viene a significar que todo trabajo puede reservar sorpresas desagradables, y en cualquier caso implica siempre algún riesgo. Así, sucede que el que saca piedras se daña con ellas, o el que raja maderos puede hacerse daño (v. 9). El conocimiento y la competencia no bastan para estar seguros, una desgracia puede ocurrir a pesar de tomar precauciones. Si se utiliza un hacha o una hoz es necesario que esté afilada, de otro modo se hace el doble de esfuerzo con escasos resultados. En otras palabras, la sabiduría, que es capaz de prever y prevenir, no da la certeza de tener éxito siempre en todo. Pero representa una ventaja, porque protege al menos de los peligros de la incompetencia y la falta de preparación, que llevan a la ruina. Quien no está preparado es como un "encantador de serpientes" que no tiene éxito en su trabajo. En la vida -sostiene Cohélet- es bueno cultivar la sabiduría porque, aunque no lo resuelve todo, ayuda en cualquier caso a vivir mejor. El sabio sabe pronunciar palabras que ayudan, mientras que el necio pronuncia palabras inútiles, provocativas, dañosas, y acaba desvariando como si fuese un loco insoportable y peligroso (v. 13). Su necedad se manifiesta al hablar del futuro, es decir, sobre el sentido mismo de la vida y de su fin; la verdadera sabiduría es reconocer la propia ignorancia del futuro.


18/03/2010
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo
ENE
23
Lunes 23 de enero
Memoria de los pobres
ENE
24
Martes 24 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
25
Miércoles 25 de enero
Memoria de los apóstoles
ENE
26
Jueves 26 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
27
Viernes 27 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
28
Sábado 28 de enero
Vigilia del domingo
ENE
29
Domingo 29 de enero
Liturgia del domingo