Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 8,9-25

En la ciudad había ya de tiempo atrás un hombre llamado Simón que practicaba la magia y tenía atónito al pueblo de Samaria y decía que él era algo grande. Y todos, desde el menor hasta el mayor, le prestaban atención y decían: «Este es la Potencia de Dios llamada la Grande.» Le prestaban atención porque les había tenido atónitos por mucho tiempo con sus artes mágicas. Pero cuando creyeron a Felipe que anunciaba la Buena Nueva del Reino de Dios y el nombre de Jesucristo, empezaron a bautizarse hombres y mujeres. Hasta el mismo Simón creyó y, una vez bautizado, no se apartaba de Felipe; y estaba atónito al ver las señales y grandes milagros que se realizaban. Al enterarse los apóstoles que estaban en Jerusalén de que Samaria había aceptado la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan. Estos bajaron y oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo; pues todavía no había descendido sobre ninguno de ellos; únicamente habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo. Al ver Simón que mediante la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu, les ofreció dinero diciendo: «Dadme a mí también este poder para que reciba el Espíritu Santo aquel a quien yo imponga las manos.» Pedro le contestó: «Vaya tu dinero a la perdición y tú con él; pues has pensado que el don de Dios se compra con dinero. En este asunto no tienes tú parte ni herencia, pues tu corazón no es recto delante de Dios. Arrepiéntete, pues, de esa tu maldad y ruega al Señor, a ver si se te perdona ese pensamiento de tu corazón; porque veo que tú estás en hiel de amargura y en ataduras de iniquidad.» Simón respondió: «Rogad vosotros al Señor por mí, para que no venga sobre mí ninguna de esas cosas que habéis dicho.» Ellos, después de haber dado testimonio y haber predicado la Palabra del Señor, se volvieron a Jerusalén evangelizando muchos pueblos samaritanos.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

En la capital de Samaría había un mago llamado Simón que veía amenazado su trabajo por la acción de Felipe, que atraía a mucha gente: "empezaron a bautizarse hombres y mujeres" (v. 12). También Simón se sintió fascinado por la acción de Felipe, hasta el punto que le pidió que lo bautizara. Empezó a seguirle pensando así averiguar sus secretos con el objetivo de poderlos utilizar para su disfrute y sobre todo para su beneficio. Pero el Evangelio no se puede doblegar según los intereses particulares de cada uno, aunque sean nobles, y aún menos se puede subyugar a nuestro protagonismo. Simón el mago pensaba que el Evangelio, más que un don que hay que recibir con disponibilidad, era algo que se puede comprar y poseer para los intereses de uno. Así pues, se presentó ante Pedro, que había ido a Samaría con Juan para visitar y confirmar a aquella prometedora comunidad, y le dijo que pagaría la cantidad de dinero que fuera necesario para tener él también el mismo poder que ellos. Pedro se indignó y le dijo severamente: "Que tu dinero sea para ti tu perdición". El amor del Señor no se compra, es gratuito, del mismo modo que su fuerza y su poder. La compraventa no tiene espacio alguno en el campo de la fe y del amor. Esta página de los Hechos, en una sociedad como la nuestra, en la que las relaciones están marcadas por el dar y el tener, en la que caemos fácilmente en una especie de esclavitud del materialismo, demuestra claramente hasta qué punto la gratuidad del Evangelio es un tesoro indispensable. Sí, el amor gratuito es el gran don que la comunidad cristiana ha testimoniado desde el inicio de su historia y que está llamada a comunicar todavía hoy en la sociedad globalizada en la que la ley del dar y el tener parece impregnar todos los sectores de la vida. Redescubrir la gratuidad del amor es aquel exceso, aquel ir más allá, que evita que los hombres, sobre todo a los más pobres, queden excluidos de la vida. No es ninguna casualidad que a lo largo de la historia de la Iglesia se haya condenado con firmeza el pecado llamado de "simonía", que introduce en la comunidad aquella mentalidad mercantil que envenena el mundo ordinario y que entre los discípulos de Jesús suena como un escándalo insoportable.


18/06/2010
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri