Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Memoria de san Egidio, monje de Oriente que viajó a Occidente. Vivió en Francia y se convirtió en padre de muchos monjes. La Comunidad de Sant’Egidio debe su nombre a la iglesia dedicada al santo. Se recuerda hoy el inicio de la Segunda Guerra Mundial: oración por el fin de todas las guerras. La Iglesia ortodoxa empieza el año litúrgico.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 4,38-44

Saliendo de la sinagoga, entró en la casa de Simón. La suegra de Simón estaba con mucha fiebre, y le rogaron por ella. Inclinándose sobre ella, conminó a la fiebre, y la fiebre la dejó; ella, levantándose al punto, se puso a servirles. A la puesta del sol, todos cuantos tenían enfermos de diversas dolencias se los llevaban; y, poniendo él las manos sobre cada uno de ellos, los curaba. Salían también demonios de muchos, gritando y diciendo: «Tú eres el Hijo de Dios.» Pero él, conminaba y no les permitía hablar, porque sabían que él era el Cristo. Al hacerse de día, salió y se fue a un lugar solitario. La gente le andaba buscando y, llegando donde él, trataban de retenerle para que no les dejara. Pero él les dijo: «También a otras ciudades tengo que anunciar la Buena Nueva del Reino de Dios, porque a esto he sido enviado.» E iba predicando por las sinagogas de Judea.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Al salir de la sinagoga, Jesús entró a la casa de Pedro. Allí le presentaron de inmediato a la suegra del apóstol que yacía en la cama, enferma. Se inclinó sobre ella, y conminó a la fiebre para que la abandonara. Y la fiebre la dejó, escribe el evangelista, y Jesús curó a la anciana mujer. Toda la vida de Jesús fue inclinarse hacia los pobres, los débiles, en este caso hacia una anciana. En ella vemos a los muchos ancianos que hoy se ven envueltos por la indiferencia y la maldad, y que se ven obligados a permanecer bloqueados en la tristeza y en la espera de un triste final. El Señor Jesús, inclinándose sobre aquella mujer, le devolvió el vigor, hasta el punto de que se levantó de la cama y se puso a servirle. El evangelista nos hace suponer que Jesús se quedó en aquella casa hasta el final del día, y luego indica que todos los que tenían enfermos los llevaron delante de la puerta de aquella casa. La casa de Pedro, que ya era también casa de Jesús, se había convertido en un punto de referencia para la gente de aquella ciudad, para llevarle a los débiles, a los pobres y a los enfermos. Todos iban a llamar a aquella puerta, con la certeza de que iban a ser escuchados. ¿Acaso no debería ser así en todas las parroquias? ¿No debería toda comunidad cristiana ser una verdadera puerta de esperanza para los que buscan consuelo y ayuda? ¿Acaso no debería ser así también para todos los creyentes? Por desgracia todavía estamos demasiado lejos de esta escena evangélica. Pero allí donde se produce, la comunidad cristiana revive la misma alegría de los discípulos al ver a hombres y mujeres curados por la fuerza del Evangelio y del amor. Tenemos que alejar de nosotros el escepticismo -tan racional- sobre los milagros. No tenemos que considerarlos sólo como acontecimientos "milagrosos": los milagros se producen de muchos modos, y no son sólo milagros del cuerpo. En los Evangelios, aunque sólo se enumeran 35, a menudo se habla de "milagros, prodigios y señales" realizados por Jesús. Este poder fue concedido también a los discípulos. Por tanto, también a nosotros. De dónde viene la fuerza para cumplir los milagros nos lo dice la frase siguiente de Lucas. Tras el ocaso del día, hacia el alba, Jesús fue a un lugar solitario para rezar. De ahí nace su fuerza. Es una gran enseñanza para todo creyente: dirigir la oración al Señor al alba significa orientar bien el día. Recibir de Dios la fuerza para testimoniar su amor.


01/09/2010
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo