Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ester 4,17

Se alejó Mardoqueo y cumplió cuanto Ester le había mandado.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El texto griego, que es posterior al judío, añade al ayuno del pueblo judío las largas oraciones de súplica de Mardoqueo y de Ester. La oración de Mardoqueo es una profesión de fe objetiva, casi impersonal, si no estuviera seguida por una referencia autojustificativa: "…gustoso besaría las plantas de sus pies por la salvación de Israel. Pero yo lo hice por no rendir gloria a un hombre por encima de la gloria de Dios…" (4, 17d-e). La oración de Ester es más rica y personal: incluye aquella actitud, propia del pueblo judío en sus mejores momentos, que frente al enemigo no dice sólo "líbranos" sino que también reconoce: "nosotros hemos pecado". La presencia del enemigo es una corrección, una alusión a una fe plena que el pueblo de Israel había descuidado porque se había dejado arrastrar por el bienestar. Por otra parte Ester, orando, alterna el singular y el plural: "emerge" del pueblo cuando se refiere a la tarea que es específicamente suya de presentarse al rey, tarea para la cual siente gran soledad, debilidad y angustia; al mismo tiempo "se identifica" en el pueblo como su portavoz cuando se trata de suplicar la liberación de los enemigos para la gloria del Señor y la defensa de su herencia. También ella se presenta al Señor de manera particular, como reina a pesar suyo y no partícipe de las ventajas de su rol, como si de ese modo se convirtiera en mejor instrumento y la dispusiera mejor a centrarse en el Señor.


22/09/2010
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
ENE
15
Domingo 15 de enero
Liturgia del domingo
ENE
16
Lunes 16 de enero
Oración por la Paz
ENE
17
Martes 17 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
18
Miércoles 18 de enero
Memoria de los santos y de los profetas
ENE
19
Jueves 19 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
20
Viernes 20 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
21
Sábado 21 de enero
Vigilia del domingo
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo