Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Apocalipsis 6,9-17

Cuando abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los degollados a causa de la Palabra de Dios y del testimonio que mantuvieron. Se pusieron a gritar con fuerte voz: «¿Hasta cuándo, Dueño santo y veraz, vas a estar sin hacer justicia y sin tomar venganza por nuestra sangre de los habitantes de la tierra?» Entonces se le dio a cada uno un vestido blanco y se les dijo que esperasen todavía un poco, hasta que se completara el número de sus consiervos y hermanos que iban a ser muertos como ellos. Y seguí viendo. Cuando abrió el sexto sello, se produjo un violento terremoto; y el sol se puso negro como un paño de crin, y la luna toda como sangre, y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera suelta sus higos verdes al ser sacudida por un viento fuerte; y el cielo fue retirado como un libro que se enrolla, y todos los montes y las islas fueron removidos de sus asientos; y los reyes de la tierra, los magnates, los tribunos, los ricos, los poderosos, y todos, esclavos o libres, se ocultaron en las cuevas y en las peñas de los montes. Y dicen a los montes y las peñas: «Caed sobre nosotros y ocultadnos de la vista del que está sentado en el trono y de la cólera del Cordero. Porque ha llegado el Gran Día de su cólera y ¿quién podrá sostenerse?»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Cordero continúa abriendo los sellos, es decir, continúa revelando el sentido profundo de la historia humana. Al abrir el quinto sello aparecen los mártires, es decir, aquellos que han sido "degollados a causa de la palabra de Dios y del testimonio que mantuvieron". Están "debajo del altar", al lado de Jesús. Tal vez a causa de esta escena, en las antiguas basílicas cristianas se construía el altar sobre el lugar en el que estaban sepultados los cuerpos de los mártires y, todavía hoy, en cada altar hay reliquias de santos y mártires. En el libro del Génesis, cuando Abel es asesinado por Caín, el propio Señor dice: "se oye la sangre de tu hermano clamar a mí desde el suelo". Al oír estas palabras vienen a la memoria los millones de mártires del siglo XX, obispos, sacerdotes, religiosos, fieles de todo tipo, pertenecientes a las distintas confesiones cristianas, que dieron su testimonio hasta el derramamiento de la sangre. Su voz llega hasta el altar del cielo. Y aunque mayoritariamente nosotros los hayamos ignorado, el Señor los ha escuchado. Su sangre no permitió que la historia humana del siglo XX cayera definitivamente en el ataúd del Mal y de la muerte. Ellos están ante nuestros ojos e iluminan nuestros pasos. Nos recuerdan que el "martirio", es decir, "dar la vida por los demás", es la sustancia del Evangelio y, por tanto, de la vida del discípulo. Su testimonio ha hecho a la Iglesia de finales del segundo milenio nuevamente mártir como la del inicio del primer milenio. Su canto es una gran invocación universal para que el mundo entero se convierta y abandone la violencia y emprenda el camino de la paz, cambie la indiferencia por amor, la injusticia por misericordia y el odio por perdón. Si no sucede eso, el sexto sello muestra las consecuencias que se derivan sobre la creación y especialmente sobre los artífices de la violencia: habrá terremotos, eclipses solares, la luna se pondrá roja, las estrellas caerán, el cielo se tambaleará y los montes y las islas no se sostendrán sobre sus cimientos. Nadie, ni siquiera los cargos públicos, podrá protegernos de la irrupción de la justicia de Dios que ilumina meridianamente todo rincón oscuro de la vida. En vano gritarán pidiendo ayuda y defensa. El "gran día", el día de la intervención de Dios en la historia, que cantaban los profetas (Amós 5, 16-20), ya llega. Es el "día de la ira" no sólo de Dios sino también del Cordero, "manso y humilde de corazón" (Mt 11, 29). También Cristo revela su rostro de juez severo. El apóstol se pregunta: ¿quién podrá sostenerse? El Evangelio de Mateo nos dice que se sostendrá sólo aquel que se ha imbuido de amor. Este oirá como el Señor le dice: "Tenía sed y me diste de beber".


19/10/2010
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri