Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Apocalipsis 11,1-14

Luego me fue dada una caña de medir parecida a una vara, diciéndome: «Levántate y mide el Santuario de Dios y el altar, y a los que adoran en él. El patio exterior del Santuario, déjalo aparte, no lo midas, porque ha sido entregado a los gentiles, que pisotearán la Ciudad Santa 42 meses. Pero haré que mis dos testigos profeticen durante 1260 días, cubiertos de sayal». Ellos son los dos olivos y los dos candeleros que están en pie delante del Señor de la tierra. Si alguien pretendiera hacerles mal, saldría fuego de su boca y devoraría a sus enemigos; si alguien pretendería hacerles mal, así tendría que morir. Estos tienen poder de cerrar el cielo para que no llueva los días en que profeticen; tienen también poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y poder de herir la tierra con toda clase de plagas, todas las veces que quieran. Pero cuando hayan terminado de dar testimonio, la Bestia que surja del Abismo les hará la guerra, los vencerá y los matará. Y sus cadáveres, en la plaza de la Gran Ciudad, que simbólicamente se llama Sodoma o Egipto, allí donde también su Señor fue crucificado. Y gentes de los pueblos, razas, lenguas y naciones, contemplarán sus cadáveres tres días y medio: no está permitido sepultar sus cadáveres. Los habitantes de la tierra se alegran y se regocijan por causa de ellos, y se intercambian regalos, porque estos dos profetas habían atormentado a los habitantes de la tierra. Pero, pasados los tres días y medio, un aliento de vida procedente de Dios entró en ellos y se pusieron de pie, y un gran espanto se apoderó de quienes los contemplaban. Oí entonces una fuerte voz que les decía desde el cielo: «Subid acá.» Y subieron al cielo en la nube, a la vista de sus enemigos. En aquella hora se produjo un violento terremoto, y la décima parte de la ciudad se derrumbó, y con el terremoto perecieron 7.000 personas. Los supervivientes, presa de espanto, dieron gloria al Dios del cielo. El segundo ¡Ay! ha pasado. Mira que viene en seguida el tercero.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Todavía estamos en el marco de la sexta trompeta. Juan recibe ahora una caña para medir el templo; es similar a la vara para medir el nuevo templo, es decir, la Iglesia, el cuerpo de Cristo. En esta imagen podemos ver una invitación a reconocer quién forma parte de la comunidad cristiana, quién siente a la Iglesia como su familia. La Iglesia, de hecho, no es anónima, no es un grupo indiferenciado. Y el creyente reconoce a su comunidad, a la familia de fe a la que pertenece. Uno no es cristiano solo y no se salva solo. Dios quiso salvar a los hombres no individualmente, sino reuniéndolos en un pueblo. Es la historia del pueblo de Israel y de la Iglesia: ambas, no obstante, están al servicio de la salvación de todos los pueblos. La Iglesia está llamada a gastar su vida y sus energías para la salvación del mundo entero. En su corazón hay una imborrable ansia de universalidad. Y cuanto más entran en la profundidad del misterio de la Iglesia los cristianos, más abren su corazón al mundo entero. Por eso la comunidad de creyentes, por naturaleza, es contraria a la autorreferencialidad, al individualismo, al mirarse a uno mismo. Y por eso es atacada por un mundo que tiene por ley el egocentrismo y por regla de vida el amor por uno mismo. Es lo mismo que sucedía en tiempos de Juan. Y sucedió también en el siglo XX. La Iglesia nunca podrá "adaptarse" plenamente al mundo; y por eso siempre será "perseguida" hasta sufrir la misma suerte que su maestro, Cristo. Los dos testigos que aparecen son el ejemplo de todo ello. Tal vez Juan se refiere a los apóstoles Pedro y Pablo, mártires en Roma, la "gran ciudad". Sea como sea, en los dos testigos está presente la Iglesia, toda la comunidad de creyentes. Ellos predicaron el Evangelio en Roma, capital del Imperio, donde recibieron el martirio. Siguieron al Señor al pie de la letra hasta testimoniar con sangre su amor por Él. Pero la muerte y la tumba no son su última etapa. Al igual que en la visión surreal de Ezequiel en la que los huesos secos cobran carne y vida con el soplo del Espíritu de Dios (37, 10), también en el cuerpo muerto de los dos mártires se hace realidad la resurrección. Su historia, como la de la Iglesia, resigue la experiencia misma de Cristo. Después de morir como él, resucitan junto a él revelando al mundo su gloria. Ellos también son "asumidos" hacia el cielo. El mismo Jesús así lo había pedido al Padre: "Quiero que donde yo esté estén también conmigo" (Jn 17, 24).


29/10/2010
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo