Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Apocalipsis 12,1-6

Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza; está encinta, y grita con los dolores del parto y con el tormento de dar a luz. Y apareció otra señal en el cielo: un gran Dragón rojo, con siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cabezas siete diademas. Su cola arrastra la tercera parte de las estrellas del cielo y las precipitó sobre la tierra. El Dragón se detuvo delante de la Mujer que iba a dar a luz, para devorar a su Hijo en cuanto lo diera a luz. La mujer dio a luz un Hijo varón, el que ha de regir a todas las naciones con cetro de hierro; y su hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono. Y la mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios para ser allí alimentada 1.260 días.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

En esta página Juan presenta el tema central del Apocalipsis: la encarnación del Hijo de Dios, muerto y resucitado. La mujer vestida de sol, con la luna a los pies, con una corona de doce estrellas sobre la cabeza, es la nueva Eva. Es María, figura de Israel y de la Iglesia. Ella fue preseleccionada por Dios para guardar Su misterio, su presencia. Ella engendró al Salvador, al Emmanuel, al "gran signo" que Dios da a los hombres. En realidad la intención prioritaria de Juan es personificar en la mujer al pueblo de Dios, la Iglesia, en cuyo interior fue engendrado el Mesías (las doce tribus de Israel). Y el niño que fue engendrado es Jesús. Pero, mientras la mujer está a punto de dar a luz, irrumpe ante ella un enorme dragón rojo dispuesto a devorar al Niño acabado de nacer. Con este nacimiento el autor no se refiere tanto al de Belén, sino al nacimiento que tuvo lugar la mañana de Pascua con la resurrección. Y los dolores del parto corresponden a los del Calvario. El dragón, con sus siete estrellas, es el símbolo de un poder enorme, que con sus diez cuernos da muestra de una fuerza invencible y con sus siete coronas reales encarna la brutalidad abusadora del mal que se protege a menudo bajo las grandes potencias. Sí, el Mal, en toda su fuerza, se opone al Evangelio en una lucha sin tregua que se presenta desde los albores de la historia humana, cuando Adán y Eva se dejaron atrapar por su voz venenosa y convincente. Al final de la historia, el Mal se desencadena en una batalla definitiva. También la Iglesia está llamada a luchar para mantenerse fiel a Dios y engendrar en el corazón de los hombres al Hijo de Dios. Efectivamente, comunicando el Evangelio nace en el corazón de los hombres el mismo Jesús y se forma así la comunidad cristiana. Toda generación está llamada a escuchar de nuevo el Evangelio y a renacer. Ese es el sentido de la imagen de la huida de la mujer al desierto, que al mismo tiempo que recuerda el éxodo de Israel de Egipto, es considerado el lugar de la tentación y del pecado por una parte y el momento de intimidad entre Dios e Israel por la otra. La Comunidad cristiana debe repetir en su corazón el camino que hizo Israel. Pero ese camino no está exento de dificultades y oposición. Del mismo modo que el Señor protegió a Israel de los enemigos, también protegerá a la Comunidad de creyentes. Este itinerario también conoce la lucha contra el mal a partir ya del corazón de cada uno. El Señor está a nuestro lado, como él mismo dijo: "He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mt 28, 20).


03/11/2010
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
FEB
19
Domingo 19 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
20
Lunes 20 de febrero
Oración por la Paz
FEB
21
Martes 21 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
FEB
22
Miércoles 22 de febrero
Memoria de los apóstoles
FEB
23
Jueves 23 de febrero
Memoria de la Iglesia
FEB
24
Viernes 24 de febrero
Memoria de Jesús crucificado
FEB
25
Sábado 25 de febrero
Vigilia del domingo
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo