Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 7,21.24-27

«No todo el que me diga: "Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial. «Así pues, todo el que oiga estas palabras mías y las ponga en práctica, será como el hombre prudente que edificó su casa sobre roca: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, y embistieron contra aquella casa; pero ella no cayó, porque estaba cimentada sobre roca. Y todo el que oiga estas palabras mías y no las ponga en práctica, será como el hombre insensato que edificó su casa sobre arena: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, irrumpieron contra aquella casa y cayó, y fue grande su ruina.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El pasaje evangélico nos detalla las palabras finales del discurso de la montaña, el primer gran discurso que aparece en el Evangelio de Mateo. Jesús advierte a los que le escuchan de que no bastan las palabras, que no son suficientes las fórmulas, aunque sean las más correctas, para ser de verdad discípulos suyos. Lo que cuenta y salva es precisamente "ser" discípulos, es decir, poner en práctica el Evangelio que se ha escuchado. Por esto concluye todo el discurso diciendo: "todo el que oiga estas palabras mías y las ponga en práctica, será como el hombre prudente que edificó su casa sobre roca", mientras que "todo el que oiga estas palabras mías y no las ponga en práctica, será como el hombre insensato que edificó su casa sobre arena". El ejemplo continúa: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, y embistieron contra aquellas dos casas. Jesús habla de las tempestades de la vida: las tentaciones que nos asaltan, las dificultades que se abaten sobre nosotros, los problemas que nos asolan, y así sucesivamente. Pues bien, la casa fundada sobre la roca, es decir, una vida marcada por la fidelidad al Evangelio y al amor, permanece firme; sin embargo la otra, fundada sobre la arena, se derrumba. Pero, ¿qué es la arena sino el innumerable número de vicios, de defectos, de instintos egocéntricos que con frecuencia vuelven nuestra vida vacía, banal, inconsistente y muchas veces incluso malvada y violenta? Solo si sabemos acoger con fe la palabra evangélica podemos edificar nuestra vida y la de nuestros hermanos sobre una base sólida y estable. Cada día el Señor nos invita a alimentarnos de la palabra evangélica para fundar nuestra vida no sobre nosotros mismos o sobre nuestra arrogancia que, como la arena, son inconsistentes y mutables, sino sobre la Palabra de Dios, verdadera roca y fundamento de nuestra existencia.


02/12/2010
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo
ENE
23
Lunes 23 de enero
Memoria de los pobres
ENE
24
Martes 24 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
25
Miércoles 25 de enero
Memoria de los apóstoles
ENE
26
Jueves 26 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
27
Viernes 27 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
28
Sábado 28 de enero
Vigilia del domingo
ENE
29
Domingo 29 de enero
Liturgia del domingo