Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 21,23-27

Llegado al Templo, mientras enseñaba se le acercaron los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo diciendo: «¿Con qué autoridad haces esto? ¿Y quién te ha dado tal autoridad?» Jesús les respondió: «También yo os voy a preguntar una cosa; si me contestáis a ella, yo os diré a mi vez con qué autoridad hago esto. El bautismo de Juan, ¿de dónde era?, ¿del cielo o de los hombres?» Ellos discurrían entre sí: «Si decimos: "Del cielo", nos dirá: "Entonces ¿por qué no le creísteis?" Y si decimos: "De los hombres", tenemos miedo a la gente, pues todos tienen a Juan por profeta.» Respondieron, pues, a Jesús: «No sabemos.» Y él les replicó asimismo: «Tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Evangelio nos presenta a Jesús, ya hacia el final de sus días, mientras entra en fuerte polémica con las autoridades religiosas y los intelectuales de su tiempo. Había vuelto a Jerusalén y, como era ya su costumbre, acudió al templo para mostrarse como el Mesías, como el Enviado de Dios. Los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo habían comprendido que Jesús no estaba exponiendo simplemente una nueva doctrina, un nuevo pensamiento sobre la religión. Más bien, él se presentaba como el Mesías, el Salvador. En efecto, el día antes había tomado como posesión del templo expulsando del atrio a los mercaderes y curando a muchos enfermos. Ahora empezaba a enseñarles. Podríamos decir que el primer signo mesiánico lo había cumplido, la curación de los enfermos, ahora añadía otro: hablar con autoridad pidiendo escucha y obediencia. En verdad, desde el inicio de su predicación, los Evangelios advierten de que Jesús enseñaba con autoridad. De hecho, su predicación no era una simple presentación de algunas verdades. Jesús exigía el cambio del corazón, una verdadera y auténtica transformación de la vida. Pues bien, los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo le piden que explique tal pretensión: lo que haces, ¿viene o no viene de Dios? En otras palabras, ¿son Jesús y su Evangelio un engaño? En ese momento Jesús parte de sus mismas objeciones y, a través del ejemplo del Bautista, afirma una vez más que el camino de la salvación está en la escucha de la Palabra de Dios y en la conversión del corazón. Los opositores no saben qué responder. En verdad, detrás de aquel "No sabemos", se escondía el mucho más radical "no queremos". ¿No nos sucede también a nosotros? ¿Cuántas veces después de haber escuchado el Evangelio, o bien después de que hemos sido exhortados a cambiar alguna actitud alejada de las Escrituras, respondemos: "no puedo", o bien "no lo consigo", y en realidad "no queremos"? Mientras nos acercamos a la Navidad, escuchemos con atención la Palabra de Dios que sigue hablando a nuestra vida y dejemos que entre en nuestro corazón para que traiga frutos de amor, de paz, de misericordia, de perdón y mansedumbre.


13/12/2010
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri