Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Marcos 1,29-39

Cuando salió de la sinagoga se fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre; y le hablan de ella. Se acercó y, tomándola de la mano, la levantó. La fiebre la dejó y ella se puso a servirles. Al atardecer, a la puesta del sol, le trajeron todos los enfermos y endemoniados; la ciudad entera estaba agolpada a la puerta. Jesús curó a muchos que se encontraban mal de diversas enfermedades y expulsó muchos demonios. Y no dejaba hablar a los demonios, pues le conocían. De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se levantó, salió y fue a un lugar solitario y allí se puso a hacer oración. Simón y sus compañeros fueron en su busca; al encontrarle, le dicen: «Todos te buscan.» El les dice: «Vayamos a otra parte, a los pueblos vecinos, para que también allí predique; pues para eso he salido.» Y recorrió toda Galilea, predicando en sus sinagogas y expulsando los demonios.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Evangelio describe la intensa actividad de Jesús en Cafarnaún en el transcurso de dos días consecutivos. Jesús deja la sinagoga junto con su pequeño grupo. Ya no está solo, no hace de predicador solitario: ha elegido comunicar el Evangelio del reino junto al grupo de discípulos que ha reunido. Con ellos forma ya una familia particular, basada no en los lazos de sangre sino en su relación con él. El evangelista nos lo presenta entrando en sus casas de Cafarnaún, y en seguida obra un milagro: le presentan a la anciana suegra de Pedro, que se encuentra en la cama con fiebre; Jesús se le acerca, la toma de la mano y la hace levantarse de su postración, curada. Ella se pone en seguida a servirles. La curación hace levantarse del inmovilismo del propio egoísmo y de la propia pereza para ponerse a servir a Jesús y a su comunidad. No se trata en absoluto de magia: Jesús toma de la mano a aquella anciana debilitada, y la alivia, devolviéndole el vigor. Esta curación es una enseñanza para cada uno de nosotros, concretamente hacia los ancianos que están a nuestro lado, y quizá en nuestras propias casas. El evangelista describe así una escena conmovedora: ante la puerta de esa casa se reúnen "todos los enfermos y endemoniados" de Cafarnaún. El evangelista señala: "La ciudad entera estaba agolpada a la puerta". Es una escena que interroga a nuestras comunidades cristianas, nuestras iglesias, y también a nuestros corazones. ¿Por qué es raro ver hoy una escena como esta? ¿Y no va contra el Evangelio alejar de nuestras iglesias (y de nuestros corazones) a los débiles, los extranjeros, los gitanos, los enfermos mentales, y a los que piden ayuda? Jesús salió a la puerta de la casa y "curó a muchos". Marcos no dice que curó a todos, sino a muchos, como para subrayar que queda abierta la herida de tantos enfermos a los que no conseguimos ayudar. De madrugada Jesús se levanta y va a un lugar apartado para orar: comienza la jornada con la oración, es decir, con el encuentro con el Padre en un lugar apartado, íntimo, lejano de la multitud y la confusión. Para Jesús la oración no es solo el inicio temporal de la jornada, sino su mismo fundamento. Y cuando los discípulos dirigen la mente y el corazón a Dios comienza el tiempo nuevo anunciado por el Evangelio. Estar delante del Señor en oración, como hijos que lo esperan todo de Él, significa iniciar un nuevo modo de vivir: hacer no nuestra voluntad -como en general cada uno de nosotros continúa haciendo- sino la del Padre. Y el Padre quiere que todos los hombres se salven. Por esto, a los discípulos que querían que permaneciera en la zona, Jesús les responde que es necesario ensanchar el corazón hasta los confines de la tierra. No se queda en los lugares habituales, va a todas partes, y en cada lugar por el que pasa crea un clima nuevo, de fiesta, sobre todo entre los pobres; incluso los leprosos acuden a él y son curados.


12/01/2011
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri