Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Marcos 6,7-13

Y llama a los Doce y comenzó a enviarlos de dos en dos, dándoles poder sobre los espíritus inmundos. Les ordenó que nada tomasen para el camino, fuera de un bastón: ni pan, ni alforja, ni calderilla en la faja; sino: «Calzados con sandalias y no vistáis dos túnicas.» Y les dijo: «Cuando entréis en una casa, quedaos en ella hasta marchar de allí. Si algún lugar no os recibe y no os escuchan, marchaos de allí sacudiendo el polvo de la planta de vuestros pies, en testimonio contra ellos.» Y, yéndose de allí, predicaron que se convirtieran; expulsaban a muchos demonios, y ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Evangelio describe la primera misión pre-pascual de los Doce. Jesús les llama y les manda, de dos en dos, por las aldeas vecinas. Podríamos decir que el evangelista nos refiere la primera lección de Jesús sobre la misión, sobre cómo comunicar el Evangelio a los hombres. El Señor exhorta a los "doce", es decir, al conjunto de los apóstoles (una enseñanza que mantiene su pleno valor todavía hoy), a no vivir para sí mismos y a no permanecer encerrados en los propios pequeños horizontes, sino a ir al encuentro de los hombres, allá donde estén, para anunciarles el Evangelio y para curar las enfermedades. Es una misión que no tiene fronteras y que pide a los discípulos ir siempre más allá, hasta alcanzar los confines de los corazones y las fronteras más lejanas. Estamos todavía al comienzo de este nuevo milenio. Han pasado ya los primeros diez años, y sin embargo nos damos cuenta de lo difícil y dura que es todavía la vida, y lo fuerte que es todavía el mal que oprime la vida sobre todo de los más débiles. Es más, parece crecer la distancia entre quien está bien (que no son muchos) y los que en cambio se vuelven cada vez más pobres (que son cada vez más). Hay como una urgencia nueva para que los discípulos de Jesús, todas las Iglesias, todos los cristianos, vuelvan a escuchar esta página y la vivan de nuevo. Por desgracia la tensión misionera parece amortiguarse en vez de crecer: nos damos cuenta si miramos el número de los que parten hacia tierras de misión, y se ha debilitado también en los países ya cristianos que se han dejado arrastrar por una concepción materialista e individualista de la vida. Es urgente renovar la comunicación del Evangelio en los países de antigua tradición cristiana, y de llevarlo allí donde no ha sido anunciado todavía. La fuerza de los cristianos está solo en el Señor: el único equipaje que deben llevar consigo es el Evangelio, la única túnica con la vestirse es la misericordia, el único bastón sobre el que apoyarse la caridad (con sabiduría espiritual San Gregorio Magno señala que Jesús les mandó de dos en dos para que el amor recíproco fuese la primera predicación). Jesús exhorta a los suyos a quedarse con aquellos que les acogen; en cambio, grave será la responsabilidad de aquellos que rechacen el ofrecimiento que se les hace del amor del Señor.


03/02/2011
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri