Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Marcos 7,14-23

Llamó otra vez a la gente y les dijo: «Oídme todos y entended. Nada hay fuera del hombre que, entrando en él, pueda contaminarle; sino lo que sale del hombre, eso es lo que contamina al hombre. Quien tenga oídos para oír, que oiga.» Y cuando, apartándose de la gente, entró en casa, sus discípulos le preguntaban sobre la parábola. El les dijo: «¿Conque también vosotros estáis sin inteligencia? ¿No comprendéis que todo lo que de fuera entra en el hombre no puede contaminarle, pues no entra en su corazón, sino en el vientre y va a parar al excusado?» - así declaraba puros todos los alimentos -. Y decía: «Lo que sale del hombre, eso es lo que contamina al hombre. Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen las intenciones malas: fornicaciones, robos, asesinatos, adulterios, avaricias, maldades, fraude, libertinaje, envidia, injuria, insolencia, insensatez. Todas estas perversidades salen de dentro y contaminan al hombre.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El pasaje evangélico continúa la discusión sobre lo que es puro y lo que es impuro comenzada en el Evangelio de ayer. Es un tema decisivo para la enseñanza de Jesús, y llama por tanto a la multitud en torno a sí para mostrarles la verdadera dimensión religiosa de la vida. Ahora responde directamente a la pregunta que los fariseos le habían hecho sobre por qué los discípulos comían con "manos impuras", es decir, sin lavárselas. Mis discípulos -responde Jesús- obran así porque "nada hay fuera del hombre que, entrando en él, pueda contaminarle; sino lo que sale del hombre, eso es lo que contamina al hombre". El punto clave es el corazón: del corazón nacen los pensamientos malvados, las intenciones impuras, las malas decisiones. Es el corazón, por tanto, lo que hay que cuidar, del que se deben erradicar las hierbas amargas del odio, la venganza, la codicia, los abusos. Jesús lo dice claramente: "Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen las intenciones malas: fornicaciones, robos, asesinatos, adulterios, avaricias, maldades, fraude, libertinaje, envidia, injuria, insolencia, insensatez. Todas estas perversidades salen de dentro y contaminan al hombre". Son estos los malos sentimientos que desencadenan violencias y conflictos. La batalla central de nuestra vida se combate en el corazón para liberarlo de los instintos negativos y sembrar en él el germen del amor. Y esto ocurre sembrando en nuestro corazón la Palabra de Dios y haciéndola fructificar. María, la primera de los creyentes, nos lo enseña desde el principio. Ella -nos dice el Evangelio- "guardaba todas estas cosas en su corazón", todo lo que veía acontecerle a Jesús. Por ello sus pensamientos y sus obras eran buenos, porque provenían de un corazón purificado por la escucha continua de la palabra de Dios y de la contemplación ininterrumpida de lo que Jesús hacía. Es el camino que también nosotros debemos seguir si queremos vivir en la pureza del corazón.


09/02/2011
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri