Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Marcos 11,11-26

Y entró en Jerusalén, en el Templo, y después de observar todo a su alrededor, siendo ya tarde, salió con los Doce para Betania. Al día siguiente, saliendo ellos de Betania, sintió hambre. Y viendo de lejos una higuera con hojas, fue a ver si encontraba algo en ella; acercándose a ella, no encontró más que hojas; es que no era tiempo de higos. Entonces le dijo: «¡Que nunca jamás coma nadie fruto de ti!» Y sus discípulos oían esto. Llegan a Jerusalén; y entrando en el Templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y a los que compraban en el Templo; volcó las mesas de los cambistas y los puestos de los vendedores de palomas y no permitía que nadie transportase cosas por el Templo. Y les enseñaba, diciéndoles: «¿No está escrito: Mi Casa será llamada Casa de oración para todas las gentes? ¡Pero vosotros la tenéis hecha una cueva de bandidos! » Se enteraron de esto los sumos sacerdotes y los escribas y buscaban cómo podrían matarle; porque le tenían miedo, pues toda la gente estaba asombrada de su doctrina. Y al atardecer, salía fuera de la ciudad. Al pasar muy de mañana, vieron la higuera, que estaba seca hasta la raíz. Pedro, recordándolo, le dice: «¡Rabbí, mira!, la higuera que maldijiste está seca.» Jesús les respondió: «Tened fe en Dios. Yo os aseguro que quien diga a este monte: "Quítate y arrójate al mar" y no vacile en su corazón sino que crea que va a suceder lo que dice, lo obtendrá. Por eso os digo: todo cuanto pidáis en la oración, creed que ya lo habéis recibido y lo obtendréis. Y cuando os pongáis de pie para orar, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre, que está en los cielos, os perdone vuestras ofensas.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Concluida la jornada de la entrada en Jerusalén como Mesías, Jesús vuelve a Betania, probablemente a casa de Marta, María y Lázaro. Son sus días más difíciles y necesita una casa amiga donde quedarse, aunque sea Jerusalén la ciudad donde predica. A la mañana siguiente vuelve a la ciudad, y mientras baja hacia Jerusalén siente hambre. Por el camino hay una higuera muy frondosa; Jesús se acerca pero no encuentra frutos. Lo maldice y la higuera se seca. No es un gesto de despecho sino simbólico: ciertamente Jesús tenía hambre, pero no de pan -como aparece en otra parte del Evangelio- sino de amor. Jesús tenía sed pero no de agua, como en la cruz, sino de afecto. Si somos estériles en el amor, si no somos generosos en el cariño, disponibles para quien tiene necesidad, si somos como aquel árbol, lleno de hojas pero sin fruto, seremos inútiles para nosotros mismos y para los demás. Al llegar a Jerusalén Jesús se dirige directamente al templo, corazón de la ciudad santa, como para tomar posesión de ella, y una vez allí comienza a "echar fuera a los que vendían y a los que compraban en el Templo". No es un simple gesto moralizante destinado a eliminar abusos y a regular el curso de la vida del templo. El gesto de Jesús es mucho más radical: "echa fuera" del templo, de la comunidad y del corazón aquella religiosidad hecha solo de ritualidad exterior que se alimenta de relaciones falsas y reivindicativas, que se relaciona con Dios y con los hermanos como en un mercado donde no existe la gratuidad del amor sino la compraventa de relaciones. El templo es la casa de oración, el lugar de la relación directa con el Padre, donde los hijos se reúnen y son acogidos por el Padre. Jesús mismo es el verdadero templo, una casa abierta a todos los hombres -incluso a los extranjeros-, accesible a "todos los pueblos" de la tierra. Su casa es el reino del amor y del perdón, de la fraternidad y de la paz, y sobre todo es el reino de la gratuidad, donde no se vive y se actúa esperando una recompensa por parte del otro. El Señor nos invita al amor gratuito y sin reservas, que no ponga como condición la reciprocidad.


04/03/2011
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo
ENE
23
Lunes 23 de enero
Memoria de los pobres
ENE
24
Martes 24 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
25
Miércoles 25 de enero
Memoria de los apóstoles
ENE
26
Jueves 26 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
27
Viernes 27 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
28
Sábado 28 de enero
Vigilia del domingo
ENE
29
Domingo 29 de enero
Liturgia del domingo