Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Mateo 18,21-35

Pedro se acercó entonces y le dijo: «Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar las ofensas que me haga mi hermano? ¿Hasta siete veces?» Dícele Jesús: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.» «Por eso el Reino de los Cielos es semejante a un rey que quiso ajustar cuentas con sus siervos. Al empezar a ajustarlas, le fue presentado uno que le debía 10.000 talentos. Como no tenía con qué pagar, ordenó el señor que fuese vendido él, su mujer y sus hijos y todo cuanto tenía, y que se le pagase. Entonces el siervo se echó a sus pies, y postrado le decía: "Ten paciencia conmigo, que todo te lo pagaré." Movido a compasión el señor de aquel siervo, le dejó en libertad y le perdonó la deuda. Al salir de allí aquel siervo se encontró con uno de sus compañeros, que le debía cien denarios; le agarró y, ahogándole, le decía: "Paga lo que debes." Su compañero, cayendo a sus pies, le suplicaba: "Ten paciencia conmigo, que ya te pagaré." Pero él no quiso, sino que fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase lo que debía. Al ver sus compañeros lo ocurrido, se entristecieron mucho, y fueron a contar a su señor todo lo sucedido. Su señor entonces le mandó llamar y le dijo: "Siervo malvado, yo te perdoné a ti toda aquella deuda porque me lo suplicaste. ¿No debías tú también compadecerte de tu compañero, del mismo modo que yo me compadecí de ti?" Y encolerizado su señor, le entregó a los verdugos hasta que pagase todo lo que le debía. Esto mismo hará con vosotros mi Padre celestial, si no perdonáis de corazón cada uno a vuestro hermano.»

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Pedro se acerca a Jesús y le pregunta cuántas veces debe perdonar. Para mostrar su disponibilidad de ánimo propone una generosa oferta, siete veces. Es una pregunta que quiere superar el instinto normal de "ojo por ojo y diente por diente". En definitiva, Pedro está dispuesto a soportar los agravios sufridos más de lo que se esperaría. Pero al responder, Jesús suprime toda medida. Pedro buscaba una medida en el perdón, incluso generosa, pero Jesús la elimina. Y no arbitrariamente: el perdón es de hecho como el amor, sin límites ni barreras. Jesús manda a Pedro y a los discípulos que se dispongan a un perdón ilimitado: "No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete", es decir, siempre. Solo de ese modo se desactiva el mecanismo que regenera continuamente el pecado, la división y la venganza entre los hombres. Narra entonces la parábola del rey que hace cuentas con sus siervos. Uno de ellos tiene una deuda astronómica: diez mil talentos (¡algunas decenas de miles de millones de euros!). El siervo formula una promesa que en realidad nunca podrá mantener, y pide al rey que tenga paciencia. En este punto el rey generosamente le cancela totalmente la deuda. Podemos imaginar la alegría de aquel siervo. Sin embargo su corazón permanece endurecido; aquel gesto tan extraordinario de compasión no ha conseguido ni siquiera hacer mella en la dureza de su corazón. Tengamos muy claro que no es por debilidad del gesto del rey sino por la increíble dureza del siervo, que permanece idéntico a como era antes. De hecho la conmoción no es natural y mucho menos espontánea, requiere siempre de una elección, una decisión, en definitiva de un cambio. Su corazón sigue siendo de hielo, y así, cuando encuentra a otro siervo que le debía una pequeñísima suma, no solo no tiene paciencia como él le había pedido al rey, sino que además lo agarra del cuello hasta casi ahogarle. La conclusión no puede ser más dramática para él: su corazón endurecido y malvado le lleva del indulto al castigo más duro. Quien se deja guiar por la dureza de su corazón se verá castigado por esa misma dureza. Con esta parábola Jesús nos recuerda nuestra condición de deudores ante Dios, y nos invita a agradecer al Señor por su gran misericordia que todo lo perdona. Vigilémonos a nosotros mismos y tratemos de imitar la misericordia de Dios, ya que de hecho somos rápidos a defendernos e inflexibles ante las demandas de los demás. Por esto en la oración del Padre nuestro Jesús nos hace decir: "Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden". La parábola que hemos escuchado nos hace comprender la gravedad de nuestra petición. Convirtamos nuestro corazón al Señor y acojamos su misericordia.


29/03/2011
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri