Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de los apóstoles Felipe y Santiago


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si morimos con él, viviremos con él,
si perseveramos con él, con él reinaremos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 14,6-14

Le dice Jesús: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida.
Nadie va al Padre sino por mí. Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre;
desde ahora lo conocéis y lo habéis visto.» Le dice Felipe: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta.» Le dice Jesús: «¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me conoces Felipe?
El que me ha visto a mí, ha visto al Padre.
¿Cómo dices tú: "Muéstranos al Padre"? ¿No crees
que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí?
Las palabras que os digo, no las digo por mi cuenta;
el Padre que permanece en mí es el que realiza las
obras. Creedme:
yo estoy en el Padre y el Padre está en mí.
Al menos, creedlo por las obras. En verdad, en verdad os digo:
el que crea en mí,
hará él también las obras que yo hago,
y hará mayores aún,
porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidáis en mi nombre,
yo lo haré,
para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me pedís algo en mi nombre,
yo lo haré.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si morimos con él, viviremos con él,
si perseveramos con él, con él reinaremos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El recuerdo conjunto de estos dos apóstoles se empezó a celebrar en el siglo VI, cuando se dedicó en Roma la Basílica de los Santos Apóstoles, donde fueron depositadas sus reliquias. Felipe, nativo de Betsaida, es uno de los primeros a los que llama Jesús. A él le pregunta Jesús en la primera multiplicación de panes cuántos panes hay para la muchedumbre. Y a Felipe se dirigen los dos griegos que quieren ver a Jesús. También es él quien pide a Jesús: "Muéstranos al Padre y nos basta". Según una antigua tradición, Felipe predicó el Evangelio en Asia Menor y murió mártir en Frigia. El apóstol Santiago, por su parte, es identificado con el hijo de Alfeo y al mismo tiempo con el hermano de Jesús, que luego se convirtió en el primer responsable de la comunidad judeocristiana de Jerusalén. A él se atribuye la primera de las cartas católicas, dirigida a los judeocristianos de la diáspora. Explica la tradición que murió tras ser tirado desde el pináculo del templo mientras rezaba con las mismas palabras de Jesús: "Señor, perdónalos porque no saben lo que hacen". Son espléndidas las palabras con las que Agustín canta el amor de los apóstoles que llegan al martirio: "Considerad, hermanos, el alcance del evento por el que unos hombres fueron invitados en todo el mundo a anunciar sobre un hombre muerto que había subido al cielo y a causa de dicho anuncio sufrieron todo lo que el mundo insensato les imponía: pérdidas, exilio, cárcel, tormentos, llamas, fieras, cruces y muerte. ¿Acaso murió Pedro por una gloria personal? Alguno moría para honor de otro; uno era asesinado para que otro recibiera adoración. ¿Podría hacer todo eso quien no estuviera impulsado por el fuego de la caridad y de la íntima conciencia de la verdad?". Todo eso nacía de haber estado con Jesús, de haber conocido a aquel maestro que había cambiado su vida. El Evangelio nos muestra a Jesús como el camino, la verdad y la vida. Él les llevará hasta el Padre. Felipe, en nombre de todos, pide: "Muéstranos al Padre y nos basta". Jesús responde con reproche impregnado de aflicción: "¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me conoces, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre". Tocamos así el corazón de la fe cristiana. A Dios lo encontramos a través de Jesús. "A Dios nadie le ha visto nunca", escribe Juan en su primera epístola (4, 12). Jesús nos lo revela. Felipe y Santiago, con su testimonio, nos lo continúan repitiendo para que aumente nuestra fe.


03/05/2011
Memoria de los apóstoles


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri