Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 6,52-59

Discutían entre sí los judíos y decían: «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?» Jesús les dijo: «En verdad, en verdad os digo:
si no coméis la carne del Hijo del hombre,
y no bebéis su sangre,
no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre,
tiene vida eterna,
y yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre,
permanece en mí,
y yo en él. Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado
y yo vivo por el Padre,
también el que me coma
vivirá por mí. Este es el pan bajado del cielo;
no como el que comieron vuestros padres,
y murieron;
el que coma este pan vivirá para siempre.»
Esto lo dijo enseñando en la sinagoga, en Cafarnaúm.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Esta página evangélica nos introduce en la segunda parte del discurso que Jesús hace en la sinagoga de Cafarnaún sobre el pan de la vida. Quienes le escuchan, cuando el discurso empezaba a aclararse y empezaba a pedir su participación en el misterio de Jesús, lo interrumpen y se ponen a murmurar contra él: no podían aceptar que aquel joven de Nazaret pudiera venir del cielo, hubiera sido enviado por Dios: "¿Cómo puede este darnos a comer su carne?". Hablan así porque no tienen intención de rebajarse a pedir a uno que piensan que es como ellos la ayuda para su vida, no quieren humillarse a confesar su hambre, a tender la mano como hacen los pobres y los mendicantes que necesitan ayuda. No quieren depender de él. Se sienten llenos de sí mismos. Y aquel que está lleno no pide, aquel que está lleno no se inclina. En realidad, aunque estamos llenos y rodeados de bienes, de alimentos y de palabras, tenemos hambre, hambre de felicidad, hambre de amor. Miremos a los pobres cómo piden con insistencia e imitémosles. Ellos hoy son nuestros maestros, pues manifiestan claramente lo que somos en secreto: mendicantes de amor y de atención. Tienen hambre los pobres, y no solo de pan, sino también de amor. Como nosotros. Jesús continúa diciéndonos también a nosotros: "si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros". Para tener vida no basta querer, no basta entender, es necesario comer. Hay que hacerse mendicante de un pan que el mundo no sabe producir y tampoco dar. Nosotros recibimos gratuitamente la mesa de la Eucaristía, todos podemos tomar parte en ella. Y cada vez que lo hacemos anticipamos el cielo en la tierra. Alrededor del altar encontramos lo que sacia nuestra hambre y nuestra sed para la eternidad. Y gracias a ese alimento sabemos qué es la vida eterna, la que vale la pena vivir: "el que me coma vivirá por mí". La Eucaristía nos modela para que dejemos de vivir solo para nosotros mismos y vivamos para el Señor y para los hermanos. La felicidad y la eternidad de la vida dependen del amor evangélico que recibimos en la Eucaristía.


13/05/2011
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo