Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Agustín de Canterbury (+ 605 ca.) obispo, padre de la Iglesia inglesa.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 15,12-17

Este es el mandamiento mío:
que os améis los unos a los otros
como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor
que el que da su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos,
si hacéis lo que yo os mando. No os llamo ya siervos,
porque el siervo no sabe lo que hace su amo;
a vosotros os he llamado amigos,
porque todo lo que he oído a mi Padre
os lo he dado a conocer. No me habéis elegido vosotros a mí,
sino que yo os he elegido a vosotros,
y os he destinado
para que vayáis y deis fruto,
y que vuestro fruto permanezca;
de modo que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre
os lo conceda. Lo que os mando es
que os améis los unos a los otros.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jesús, que ya había hablado a los discípulos sobre el mandamiento nuevo, ahora en la solemnidad de un discurso de despedida, lo retoma: "Este es el mandamiento mío: que os améis los unos a los otros como yo os he amado". No dice simplemente "amaos los unos a los otros"; añade la medida que debe tener este amor mutuo: "como yo os he amado". Ya en la alegoría de la vid se podía deducir la calidad del amor evangélico: la savia que la vid introduce en el sarmiento es precisamente el amor mismo de Jesús. Por eso el amor de los discípulos no es un amor cualquiera, no nace de ellos mismos, de sus tradiciones, de su carácter, de su educación. El amor evangélico es un don que recibimos del mismo Jesús. Es el ágape, es decir, el amor de Dios que se derrama en nuestros corazones. Se trata de un amor totalmente gratuito que se olvida de sí mismo y que llega incluso a dar su vida por los demás. Así amó Jesús. El amor cristiano transforma la relación entre el Maestro y el discípulo, entre el Creador y la criatura: queda anulada aquella distancia jerárquica que debería haber, y se instaura en su lugar una nueva relación, la del amor gratuito. Jesús la explica con estas palabras: "No os llamo ya siervos... a vosotros os he llamado amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer". Podríamos decir que la sustancia del vínculo entre Jesús y los discípulos es la amistad. Ya Dios llamó a Abrahán "amigo" y no siervo, porque Dios no le ocultaba nada. Del mismo modo, tampoco Jesús tiene siervos, sino solo amigos. La palabra "amigo" no es una expresión raída para Jesús. Para él es una palabra comprometedora para su misma vida. Él siente amistad con todos, incluso con Judas que lo traicionará. Y si hay que destacar una preferencia, no cabe duda que está en los más débiles, en los más pobres, en los más pecadores y en los excluidos. Ningún hombre, ninguna mujer son enemigos para él; no hay ningún atisbo de cultura del enemigo en los Evangelios. Como mucho, hay un increíble testimonio de amistad. Sus discípulos saben que ese es el tesoro que deben vivir y comunicar.


27/05/2011
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri