Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 5,38-42

«Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. Pues yo os digo: no resistáis al mal; antes bien, al que te abofetee en la mejilla derecha ofrécele también la otra: al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica déjale también el manto; y al que te obligue a andar una milla vete con él dos. A quien te pida da, y al que desee que le prestes algo no le vuelvas la espalda.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Con el lunes de después de Pentecostés se reanuda el "tiempo ordinario" que había empezado la semana de enero posterior al Bautismo de Jesús y que había continuado hasta el inicio de Cuaresma. Con el término "ordinario" no se quiere dar a entender un tiempo cualquiera y aún menos un tiempo banal, sino aquel tiempo durante el cual no se celebran fiestas particulares del Señor. Durante este tiempo somos invitados a vivir y a dar testimonio de la riqueza del misterio de Cristo que hemos celebrado durante el año. Es, pues, un tiempo que hay que vivir según el Espíritu. Por eso en el pasado también recibía el nombre "tiempo de después de Pentecostés". El Espíritu es el amor vertido en nuestros corazones. Esta página evangélica de Mateo nos lo recuerda. El pasaje que hemos escuchado nos recuerda una parte del discurso de la montaña en el que Jesús aborda el tema de la "justicia" de Dios. En el esquema de las oposiciones Jesús toma el pasaje del Antiguo Testamento que reproduce la ley del talión y lo contrapone al amor. La ley del talión quería regular la venganza para que no fuera ilimitada e implacable. Era un intento de evitar abusos. Pero Jesús va mucho más al fondo: quiere arrancar de raíz el instinto de venganza y detener así la imparable espiral de violencia. El mal, de hecho, mantiene toda su fuerza, aunque es regulado tal como pretendía la ley del talión. El único modo de derrotarlo es extirparlo radicalmente. Y el camino de la extirpación que propone Jesús -el único realmente eficaz- es el del amor desbordante. Al mal no se le puede derrotar con más mal, aunque esté regulado, sino únicamente con un bien generoso. Jesús invierte la mentalidad corriente -vigente todavía hoy-, y le pide al discípulo no solo que elimine de sus comportamientos la venganza, sino también que ofrezca la otra mejilla al que le abofetee. Lógicamente, Jesús no quiere proponer una nueva regla, la de "la otra mejilla", como querrían dar a entender algunos para burlarse de estas palabras. Menos aún quiere Jesús favorecer una actitud masoquista o sumisa ante el mal. No se puede afirmar en modo alguno que Jesús, durante su vida, no hubiera hecho frente al mal oponiéndose a él con fuerza y profundidad. Jesús siempre está en lucha contra el pecado, contra la injusticia, contra la enfermedad e incluso contra la extrema manifestación del mal que es la muerte. Lo que él ha venido a traer a los hombres es una nueva manera de vivir que está centrada en el amor. El amor es lo que renueva el corazón y da la libertad a la vida. Si uno ama ofrece incluso el manto a quien se lo pide, está dispuesto a andar el doble de millas a quien le pide compañía y no vuelve la espalda a quien pide ayuda. Con el amor se puede derrotar la injusticia al nacer y se abre el camino para una vida digna.


13/06/2011
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri