Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 6,1-6.16-18

«Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por delante como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; en verdad os digo que ya reciben su paga. Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. «Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas, que gustan de orar en las sinagogas y en las esquinas de las plazas bien plantados para ser vistos de los hombres; en verdad os digo que ya reciben su paga. Tú, en cambio, cuando vayas a orar, entra en tu aposento y, después de cerrar la puerta, ora a tu Padre, que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. «Cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas, que desfiguran su rostro para que los hombres vean que ayunan; en verdad os digo que ya reciben su paga. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro, para que tu ayuno sea visto, no por los hombres, sino por tu Padre que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Esta página evangélica es una invitación a vivir la fe en el Señor sin medirla con gestos o actitudes exteriores, sin valorarla con el medidor del juicio de la gente, sino más bien convirtiendo el corazón al Señor. El motivo recurrente de todo el pasaje es la consciencia de que todas nuestras acciones se llevan a cabo en presencia de Dios: él protege y guía nuestra vida. Y esa cariñosa vigilancia le permite ser el único juez verdadero e imparcial. Jesús, con conocimiento de causa, invita a los discípulos a pensar en Dios y no en los hombres para obtener la justa recompensa. Todos sabemos por experiencia que es muy fuerte la tentación de vivir y hacer realidad nuestras obras "para ser vistos por los hombres", es decir, para alimentar el orgullo y para hacer más grande la consideración de uno mismo. En cualquier caso, el Señor no pide a los discípulos que escondan lo bueno que hay en su vida. Al contrario, anteriormente los había invitado a ser luz y a no esconder la lámpara "debajo del celemín". Aquí, no obstante, está en cuestión una actitud del corazón: la búsqueda impulsiva del consenso de los demás, de la alabanza y de la recompensa humana. Jesús nos demuestra que la única persona que realmente comprende profundamente nuestra oración, nuestra misericordia, nuestro ayuno es el Padre. Incluso cuando los hombres no lo comprenden, nuestra oración se dirige al Padre, y de él podemos y debemos esperar la única respuesta verdadera. La alusión a la limosna, a la oración y al ayuno es una invitación a la interioridad, es decir, a vivir una vida no exterior sino espiritual, no cerrada en el recinto de nuestro yo, sino más bien en la relación directa con el Señor, con los hermanos y con los pobres. La recompensa por una vida buena es la amistad con Dios que se refuerza y que se convierte en fuente de paz para aquellos que están a nuestro lado.


15/06/2011
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo