Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 11,25-27

En aquel tiempo, tomando Jesús la palabra, dijo: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce bien al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce bien nadie sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jesús acaba de reprochar a las ciudades de Corazín y Betsaida, donde había predicado el Evangelio y había llevado a cabo prodigios, porque no le habían acogido. La decepción es evidente. Entonces empieza tal vez a mirar a aquel pequeño grupo de discípulos que lo seguían y lo escuchaban. Los había elegido, los había llamado uno por uno, les había impartido sus enseñanzas, los había protegido, conoce sus límites. Sabe perfectamente que entre ellos no hay poderosos ni inteligentes. Mayoritariamente son pescadores o personas de clase no elevada. Y en este punto le sale del corazón, de manera inmediata y con fuerza, una oración de acción de gracias: "Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes y se las has revelado a ingenuos". Jesús bendice y da las gracias al Padre porque ha dado a conocer el Evangelio del Reino a los "ingenuos", a los pequeños, es decir, a los discípulos, mientras que lo ha mantenido escondido de los sabios y los inteligentes. Estos últimos no son los que buscan la verdad, los que con sinceridad de corazón interrogan y se comprometen para que su vida sea buena. Al contrario, son los que, como los fariseos y los publicanos, ya no buscan la verdad porque piensan que ya la tienen. Es más, la confunden con sus ideas personales, con su orgullo, con su "yo". Esta oración nos previene para que no caigamos también nosotros en la autosuficiencia farisaica. Y eso sucede cuando estamos tan llenos de nosotros mismos que ya no necesitamos a nadie, ni siquiera a Dios. Este sentimiento de autosuficiencia no solo aleja de Dios sino que fácilmente se traduce también en un desprecio de los demás. El discípulo, en cambio, sabe que todo viene de Dios y de Jesús, que nos lo ha revelado. Estas palabras evangélicas nos libran del miedo del límite, del pecado y nos abren a acoger el amor de Dios, su perdón y su amistad. La fe se demuestra acogiendo la Palabra de Jesús y abandonándose con confianza al Padre. La conclusión de la oración en ese sentido es evidente: "Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce nadie sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar" (27). Jesús se presenta como el exegeta, es decir, aquel que explica el Padre a los discípulos, que muestra el secreto de la comunión que los une de manera tan profunda. Los discípulos, precisamente porque son discípulos, precisamente porque están "unidos" al Hijo, entran también en comunión con el Padre. Es el misterio de amor que a través del encuentro con Jesús llega a todos aquellos que confían en él.


13/07/2011
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri