Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 16,24-28

Entonces dijo Jesús a sus discípulos: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá, pero quien pierda su vida por mí, la encontrará. Pues ¿de qué le servirá al hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida? O ¿qué puede dar el hombre a cambio de su vida? «Porque el Hijo del hombre ha de venir en la gloria de su Padre, con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno según su conducta. Yo os aseguro: entre los aquí presentes hay algunos que no gustarán la muerte hasta que vean al Hijo del hombre venir en su Reino.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El pasaje evangélico que se nos presenta viene a continuación de la profesión de fe que hace Pedro y el posterior reproche que le hace Jesús cuando, ante el anuncio de su pasión, muerte y resurrección, el apóstol quería disuadir al Señor de ir a Jerusalén. Entonces Jesús quiere presentar con claridad a todos los discípulos el camino que deben tomar para seguirle: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame". Son palabras que parecen duras, y que lo son, pero Jesús mismo las ha vivido primero. Y ahora las propone a los discípulos, que solo tienen que seguir el camino del Maestro que antes que ellos cargó la cruz -no suya, sino de todos; esa es la diferencia- porque de la cruz viene la salvación. La propuesta que hace Jesús a los discípulos parece paradójica para la mentalidad egocéntrica que guía nuestras convicciones y nuestros comportamientos. En realidad manifiesta una sabiduría profunda que vemos en la frase que viene a continuación: "Quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí, la encontrará". Jesús nos advierte que gastar nuestras energías, nuestro tiempo y nuestras fuerzas solo para salvarnos a nosotros mismos, o como se suele decir, para realizarnos a nosotros mismos, en realidad lleva a perdernos, es decir, a una vida triste y a menudo desastrosa. Solo si vivimos para el Señor, solo si utilizamos nuestra vida para amar a todos, sin ponernos límites, como hizo Jesús, disfrutaremos la alegría de la vida. ¿De qué sirve ganar el mundo entero si no somos amados ni somos capaces de amar? Solo el Señor nos salva y solo él nos enseña qué es el amor. Así, como pasa con el amor, tampoco la vida eterna se puede comprar; solo se puede acoger cuando nos la da el Señor, que, en el debido momento, "pagará a cada uno según su conducta". Seguir al Señor es lo más importante de nuestra vida, porque solo él puede salvarla del mal y de la muerte.


05/08/2011
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri