Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 23,23-26

«¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que pagáis el diezmo de la menta, del aneto y del comino, y descuidáis lo más importante de la Ley: la justicia, la misericordia y la fe! Esto es lo que había que practicar, aunque sin descuidar aquello. ¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello! «¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que purificáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro están llenos de rapiña e intemperancia! ¡Fariseo ciego, purifica primero por dentro la copa, para que también por fuera quede pura!

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El pasaje del Evangelio continúa la invectiva de Jesús contra los escribas y los fariseos, cuya primera parte ya escuchamos en los días anteriores. Esta cuarta "invectiva" hace referencia a la pérdida de valores. Jesús estigmatiza la hipocresía de pagar el diezmo destinado al mantenimiento del templo mientras se descuida la práctica de las cosas más importantes, es decir, la aplicación de la justicia, de la misericordia y la práctica de la fe. En el pasado, la obligación del diezmo se aplicaba solo a los tres productos más importantes de la tierra: el trigo, el vino y el aceite, y también a los primogénitos del ganado mayor (Dt 14, 22ss). Pero los fariseos, con su obstinada observancia de los preceptos, la habían aplicado también a los productos más insignificantes. Y Jesús estigmatiza su obstinación, su actitud de atender las minucias y de descuidar las prescripciones fundamentales como, por ejemplo, la justicia, que es el respeto de la dignidad de toda persona; la misericordia, que es el amor por todos y especialmente por los más pobres; la fe, que es abandonar la vida a Dios. No se puede "colar el mosquito y tragar el camello", dice Jesús. ¡Cuántas veces también nosotros nos preocupamos de cosas menores y en cambio tragamos camellos! Hace falta una mayor interioridad, una más vigorosa vida espiritual. Hay también un reproche más al comportamiento de los fariseos, que subvierten la indispensable relación entre el corazón y las obras, entre el interior y el exterior. Los creyentes no pueden vivir de manera escindida, es decir, comportarse correctamente en algunas prácticas exteriores y estar corrompidos en su corazón. Estas palabras recuerdan la acusación que Jesús hizo a quien se comporta de ese modo: ser sepulcros blanqueados. La vida brota del corazón del hombre. Toda la vida depende de cómo es el corazón. Del corazón -repite en varias ocasiones el mismo Jesús en los Evangelios- surgen los pensamientos y las actitudes del hombre. Si el amor da forma al corazón, de este saldrán gestos de amor. Si, por el contrario, el corazón está lleno de envidia, de rencor, de odio, de orgullo, de amor solo por uno mismo, no tardarán en llegar frutos amargos y malos para uno mismo y para los demás. El creyente está llamado a hacer crecer en su interior al hombre y a la mujer interior. Y eso se produce cultivando la oración, escuchando con atención y con frecuencia las Escrituras, practicando el amor por los más débiles. No se trata de olvidar las leyes y las costumbres. Lo que Jesús pide es que empecemos por tener un corazón en el que viva el amor de Dios. En el corazón se decide el camino del bien y del mal.


23/08/2011
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
ENE
15
Domingo 15 de enero
Liturgia del domingo
ENE
16
Lunes 16 de enero
Oración por la Paz
ENE
17
Martes 17 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
18
Miércoles 18 de enero
Memoria de los santos y de los profetas
ENE
19
Jueves 19 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
20
Viernes 20 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
21
Sábado 21 de enero
Vigilia del domingo
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo