Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Para los musulmanes es el final del ayuno del mes del Ramadán (Aid al-Fitr).


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 4,31-37

Bajó a Cafarnaúm, ciudad de Galilea, y los sábados les enseñaba. Quedaban asombrados de su doctrina, porque hablaba con autoridad. Había en la sinagoga un hombre que tenía el espíritu de un demonio inmundo, y se puso a gritar a grandes voces: «¡Ah! ¿Qué tenemos nosotros contigo, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Sé quién eres tú: el Santo de Dios.» Jesús entonces le conminó diciendo: «Cállate, y sal de él.» Y el demonio, arrojándole en medio, salió de él sin hacerle ningún daño. Quedaron todos pasmados, y se decían unos a otros: «¡Qué palabra ésta! Manda con autoridad y poder a los espíritus inmundos y salen.» Y su fama se extendió por todos los lugares de la región.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jesús, tras ser expulsado de Nazaret, decide ir a Cafarnaún, una pequeña ciudad muy viva que se convierte en "su ciudad". Y precisamente allí, en la ciudad, reanuda Jesús su predicación. Lucas nos lo presenta enseñando en la sinagoga, cuando un hombre poseído por un espíritu inmundo empezó a gritar: "¡Ah! ¿Qué tenemos nosotros contigo, Jesús de Nazaret?". Jesús ordenó al espíritu inmundo que abandonara a aquel hombre. Y lo abandonó al instante. Todos, escribe Lucas, quedaron pasmados y se preguntaban quién era aquel hombre que hablaba con esa autoridad y que expulsaba a espíritus inmundos. Nosotros no sabemos exactamente qué quería decir la narración evangélica cuando hablaba de estos espíritus; sea como sea, eran capaces de entrar en la vida del hombre hasta perturbar sus funciones físicas y psíquicas. Pero si pensamos en las distorsiones, en las angustias que muchas veces se producen en nuestras ciudades, creo que no estamos muy lejos de comprender este pasaje evangélico. Los espíritus inmundos de los que habla el Evangelio no son espíritus extraños, ignotos; los conocemos bien y tal vez están un poco presentes también en cada uno de nosotros. Se trata del espíritu de indiferencia, de maledicencia, de amor solo por uno mismo, de miedo a ser dejado de lado, de miedo a no ser relevantes afectivamente para alguien; se trata del espíritu de abusar de los demás; del espíritu de desconfianza que nos lleva a la angustia y a la violencia; del espíritu de egoísmo que nos impulsa a continuar nuestro camino evitando que los demás nos molesten; del espíritu de odio y de venganza, ya sea grande o pequeña. ¡Y cuántos otros espíritus "inmundos" nos acompañan y echan a perder nuestra vida y las relaciones con los demás, dejándonos a menudo más solos y más tristes! ¿Cómo podemos expulsar a estos espíritus? ¿Cómo podemos alejarlos de nuestra vida y de la vida de los demás? El Evangelio nos dice que los poderes extraordinarios, que son los poderes a los que obedecen también los espíritus inmundos, provienen de la fe, de la palabra del Evangelio y de la amistad con Jesús. Muchas veces buscamos poderes y terapias en muchas direcciones, cuando tenemos a nuestro lado a aquel que puede alejar a los espíritus con autoridad. La verdadera autoridad capaz de curar y de resolver numerosas situaciones humanas es la de la amistad, de la cercanía cariñosa de Jesús. Esa es la autoridad que Jesús ejercía hacia todos y que pide también a sus discípulos que ejerzan.


30/08/2011
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
FEB
19
Domingo 19 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
20
Lunes 20 de febrero
Oración por la Paz
FEB
21
Martes 21 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
FEB
22
Miércoles 22 de febrero
Memoria de los apóstoles
FEB
23
Jueves 23 de febrero
Memoria de la Iglesia
FEB
24
Viernes 24 de febrero
Memoria de Jesús crucificado
FEB
25
Sábado 25 de febrero
Vigilia del domingo
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo