Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 8,1-3

Y sucedió a continuación que iba por ciudades y pueblos, proclamando y anunciando la Buena Nueva del Reino de Dios; le acompañaban los Doce, y algunas mujeres que habían sido curadas de espíritus malignos y enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios, Juana, mujer de Cusa, un administrador de Herodes, Susana y otras muchas que les servían con sus bienes.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El evangelista, como si quisiera dar una imagen de síntesis del ministerio apostólico, muestra a Jesús como un predicador itinerante en compañía de los "Doce" y de algunas mujeres. Es la aplicación de la acción pastoral que el evangelista ya ha indicado anteriormente: va de ciudad en ciudad, de pueblo en pueblo para anunciar la buena nueva del reino. Quiere tener a su lado no solo a los Doce sino también a algunas mujeres. Es una decisión ejemplar del nuevo estilo de vida que lleva Jesús y Lucas es el único que lo pone de manifiesto. Las mujeres, escribe el evangelista, "habían sido curadas de espíritus malignos y enfermedades", y habían decidido seguir a Jesús poniendo todos sus bienes a su servicio y al servicio de los discípulos. En ese sentido formaban parte a título pleno de aquel nuevo grupo que Jesús había creado, que se había convertido en una auténtica comunidad. Esta indicación del evangelista es importante porque demuestra que Jesús iba más allá de las costumbres de su tiempo. En efecto, para la costumbre rabínica de la época era impensable que las mujeres entraran en el círculo de los discípulos. Jesús, en cambio, las asocia a su misión, como se ve también en otras páginas evangélicas. Nombra a tres: María Magdalena, librada de "siete demonios", es decir un considerable número de espíritus malignos; Juana, una mujer cercana a Herodes, que será nombrada también en el momento de la resurrección; y Susana, de quien no tenemos noticias. Probablemente eran personas adineradas atraídas por la predicación de Jesús que ponían sus riquezas al servicio del Maestro y del pequeño grupo. Ya en estas pocas líneas se ve claramente que la primacía del discipulado permite superar todas las barreras, incluso las que parecen más difíciles de ultrapasar, como podía ser la poca consideración que la mentalidad de la época reservaba a las mujeres. Para Jesús lo importante es ser discípulo. Y ser discípulo otorga a todo el mundo la verdadera y más importante dignidad: la de anunciar el Evangelio y la de dar testimonio del amor, que se confía a todos los discípulos, más allá de cualquier distinción. Es una dignidad y también un cometido, una vocación que nos une a la misión misma de Jesús. No hay que olvidar que la primera a la que Jesús confió la tarea de comunicar la resurrección fue precisamente María Magdalena. Por eso en el mundo ortodoxo es llamada "la apóstola de los apóstoles".


16/09/2011
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
FEB
19
Domingo 19 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
20
Lunes 20 de febrero
Oración por la Paz
FEB
21
Martes 21 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
FEB
22
Miércoles 22 de febrero
Memoria de los apóstoles
FEB
23
Jueves 23 de febrero
Memoria de la Iglesia
FEB
24
Viernes 24 de febrero
Memoria de Jesús crucificado
FEB
25
Sábado 25 de febrero
Vigilia del domingo
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo