Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Wenceslao, venerado como mártir en Bohemia. Recuerdo de William Quijano, joven salvadoreño asesinado por la violencia de las maras.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 9,57-62

Mientras iban caminando, uno le dijo: «Te seguiré adondequiera que vayas.» Jesús le dijo: «Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza.» A otro dijo: «Sígueme.» El respondió: «Déjame ir primero a enterrar a mi padre.» Le respondió: «Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el Reino de Dios.» También otro le dijo: «Te seguiré, Señor; pero déjame antes despedirme de los de mi casa.» Le dijo Jesús: «Nadie que pone la mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el Reino de Dios.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jesús acaba de empezar su viaje hacia Jerusalén y de inmediato plantea la cuestión de seguirle. Muchos acudían a él, sobre todo hombres y mujeres que necesitaban ayuda, curación, consuelo, pero ¿cómo había que continuar siguiéndole? Algunos de los que eran curados o que quedaban maravillados por sus palabras decidían quedarse con él y seguirle adonde iba. Pero esa no era una decisión evidente ni fácil. En cualquier caso siempre es necesario el llamamiento de Jesús: "Sígueme". Los ejemplos que esta página del Evangelio nos da demuestran la seriedad y las exigencias que comporta seguir a Jesús. Es curioso que las tres respuestas que da Jesús tengan relación de algún modo con la familia. Al primero que le pide seguirle, Jesús le contesta que el discípulo no puede quedarse tranquilamente en casa: se trata de seguir al Hijo del hombre que, a diferencia de las zorras que tienen guaridas y las aves que tienen nidos, no tiene ni siquiera donde reclinar la cabeza. Es una advertencia severa para quien quisiera una vida asegurada y en definitiva tranquila. Al segundo, Jesús le anuncia la primacía del Evangelio incluso sobre las cosas más delicadas de la familia, como puede ser la sepultura del padre. El tercero que se acerca, oye a Jesús decir que si quiere seguirle no debe tener ninguna nostalgia por la vida que deja atrás. La vida que recibimos cuando seguimos a Jesús no soporta nostalgias y miradas atrás. El Evangelio requiere la victoria sobre nuestro egocentrismo y abandonar las tradiciones que tenemos para optar por Jesús como único Señor de nuestra vida. Sin duda es una opción radical y paradójica. Pero es así porque el amor de Jesús por nosotros es total, radical, paradójico y único. Es el amor que necesitamos para librarnos de la esclavitud del pecado y del amor solo por nosotros mismos.


28/09/2011
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri