Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 12,39-48

Entendedlo bien: si el dueño de casa supiese a qué hora iba a venir el ladrón, no dejaría que le horadasen su casa. También vosotros estad preparados, porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del hombre.» Dijo Pedro: «Señor, ¿dices esta parábola para nosotros o para todos?» Respondió el Señor: «¿Quién es, pues, el administrador fiel y prudente a quien el señor pondrá al frente de su servidumbre para darles a su tiempo su ración conveniente? Dichoso aquel siervo a quien su señor, al llegar, encuentre haciéndolo así. De verdad os digo que le pondrá al frente de toda su hacienda. Pero si aquel siervo se dice en su corazón: "Mi señor tarda en venir", y se pone a golpear a los criados y a las criadas, a comer y a beber y a emborracharse, vendrá el señor de aquel siervo el día que no espera y en el momento que no sabe, le separará y le señalará su suerte entre los infieles. «Aquel siervo que, conociendo la voluntad de su señor, no ha preparado nada ni ha obrado conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes; el que no la conoce y hace cosas dignas de azotes, recibirá pocos; a quien se le dio mucho, se le reclamará mucho; y a quien se confió mucho, se le pedirá más.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Jesús nos invita una vez más a vivir la vida como una preparación: "Entendedlo bien", dice a quien le escucha. De esta página evangélica surge un hombre distinto de aquel rico que se vio sorprendido por la muerte mientras pensaba en sus bienes. El discípulo no gasta sus días acumulando bienes, sino que vive toda su vida esperando al Señor y a su reino. El Evangelio aclara esta idea con la parábola del administrador que se hace cargo de la hacienda cuando se marcha su señor. El administrador, pensando que su señor tardará en volver, se pone a golpear a los criados y a las criadas, a comer y a beber y a emborracharse. Es una escena que a primera vista parece exagerada. En realidad describe una situación bastante habitual. En el fondo, las numerosas injusticias y los miles de pequeñas maldades cotidianas que hacen la vida más difícil para todos nacen de esta actitud difusa. Es decir, de la idea de comportarse como señores de la vida de los demás, con la idea bastante corta de miras de que no deberemos rendir cuentas a nadie. El hombre piensa que puede permitírselo todo, como la violencia, los abusos, las guerras, porque el horizonte de la vida termina en él mismo. Por eso el pasaje evangélico nos propone que estemos preparados: "Dichosos los siervos a quienes el señor, al venir, encuentre despiertos". Permanece despierto aquel que espera a otro, aquel para quien la vida no termina en los límites de sus propios intereses o de lo que puede o no puede hacer, en los límites de sus propios pensamientos, de su propio cuerpo, de sus propios sentimientos. Somos llamados a dar testimonio, en el mundo en el que vivimos, de que cada día se alimenta de la espera y de la esperanza y de que la vida de cada persona es un don, un talento del que se nos pedirán cuentas. Está escrito: "A quien se le dio mucho, se le reclamará mucho". A los cristianos se nos ha dado muchísimo: se nos ha dado la Iglesia como madre y maestra, aquella familia en la que cada día el Señor nos alimenta, nos da vida y nos comunica su espíritu. Sí, "a quien se confió mucho, se le pedirá mucho más". Muchos santos, pensando en la vigilancia, dijeron: "Tengo que vivir cada día como si fuera el último". Si todos viviéramos cada día como si fuera el último, creo que nuestra vida sería distinta, mucho más humana y hermosa. Más plena, más rica, más verdadera, menos tediosa, menos desesperada. En definitiva, más vida.


19/10/2011
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri