Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 21,5-11

Como dijeran algunos, acerca del Templo, que estaba adornado de bellas piedras y ofrendas votivas, él dijo: «Esto que veis, llegarán días en que no quedará piedra sobre piedra que no sea derruida.» Le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo sucederá eso? Y ¿cuál será la señal de que todas estas cosas están para ocurrir?» El dijo: «Mirad, no os dejéis engañar. Porque vendrán muchos usurpando mi nombre y diciendo: "Yo soy" y "el tiempo está cerca". No les sigáis. Cuando oigáis hablar de guerras y revoluciones, no os aterréis; porque es necesario que sucedan primero estas cosas, pero el fin no es inmediato.» Entonces les dijo: «Se levantará nación contra nación y reino contra reino. Habrá grandes terremotos, peste y hambre en diversos lugares, habrá cosas espantosas, y grandes señales del cielo.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Estamos en la última semana del año litúrgico. Y la Santa Liturgia con este pasaje nos hace empezar el texto del discurso de Jesús sobre el fin de los tiempos (el denominado discurso escatológico). En realidad, Lucas, junto a Mateo y Marcos, nos quieren comunicar algo de lo que se dieron cuenta estando en estrecho contacto con Jesús, a saber, que los "últimos días" ya han empezado con la llegada misma del profeta de Nazaret. En ese sentido no tenemos que dejar para más adelante el momento de la conversión al Evangelio hasta el fin de los tiempos, o esperando el momento oportuno, que nunca llega. El momento de creer en el Evangelio ya ha llegado, y es este. No tenemos que perderlo por nuestros titubeos o nuestros retrasos. Jesús dice claramente que la garantía del futuro y de la salvación no radica en la magnífica construcción del templo, no radica en nuestras construcciones humanas, aunque sean religiosas, sino únicamente en la plena confianza en Él, en la fe. Y la fe no es simplemente la adhesión a ciertas verdades abstractas. La fe es enamorarse de Jesús y dejarse atrapar por su amor, dejar que su proyecto de amor nos envuelva. Esta fe llena de amor es la verdadera piedra firme sobre la que edificar el presente y el futuro de nuestra vida. Así pues, tenemos que estar atentos a los falsos profetas, a los que están fuera de nosotros (como las modas y las costumbres de este mundo) y también a los que se esconden en el corazón de cada uno de nosotros (como las costumbres, el orgullo, el amor por uno mismo). El único maestro de nuestra vida es el Señor Jesús y nuestra única profecía es el Evangelio. Y es justo la fuerza del Evangelio, lo que nos permite no resignarnos al mal. ¡Cuántas veces oímos decir que el mundo ha ido siempre así y no se puede hacer nada! Es cierto, efectivamente, que todavía hoy hay pueblos que luchan entre sí, o tragedias que continúan llevándose vidas por delante, u otros hechos terrificantes (pensemos en el terrorismo). Pero el Señor, frente a un mundo que no sabe darse la paz, nos pide que seamos con él trabajadores de paz y testigos de la esperanza. La fe es decidir caminar con Jesús para que la paz reine en los corazones de los hombres.


22/11/2011
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
FEB
19
Domingo 19 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
20
Lunes 20 de febrero
Oración por la Paz
FEB
21
Martes 21 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
FEB
22
Miércoles 22 de febrero
Memoria de los apóstoles
FEB
23
Jueves 23 de febrero
Memoria de la Iglesia
FEB
24
Viernes 24 de febrero
Memoria de Jesús crucificado
FEB
25
Sábado 25 de febrero
Vigilia del domingo
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo