Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Cantar de los Cantares 6,1-3

¿A dónde se fue tu amado,
oh la más bella de las mujeres?
¿A dónde tu amado se volvió,
para que contigo le busquemos? Mi amado ha bajado a su huerto,
a las eras de balsameras,
a apacentar en los huertos,
y recoger lirios. Yo soy para mi amado y mi amado es para mí:
él pastorea entre los lirios.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La enamorada ha terminado su canto sobre el amado. Y el coro le pregunta: "¿Adónde se fue tu amado... para que lo busquemos contigo?". La respuesta de la amada no se hace esperar: está con él, le ha alcanzado y ahora mueve sus pasos por "su" jardín, es decir, entre los brazos de la amada. El jardín, como hemos visto, es el símbolo de la amada. La larga búsqueda ha llegado a su conclusión. El autor no describe cómo se ha producido el encuentro, le basta con fijar la escena del abrazo entre los dos. El amado desciende a "apacentar en los huertos y recoger azucenas", es decir, a alimentarse del amor y de sus frutos. Es la comunión de vida, de intenciones, de pasión, de destino, que se instaura entre el Esposo y la Esposa, entre el Señor e Israel, entre Jesús y la Iglesia. Este es el sentido de la afirmación: "Mi amado es mío y yo de mi amado". Por encima de una posible ambigüedad del interrogante de las "muchachas de Jerusalén" que aparece al inicio del pasaje, es clara la unicidad de la relación. Es la segunda vez en el Cantar que la amada hace suya la promesa que el Señor ha hecho a su pueblo: "El Señor será mi Dios, y yo seré su pueblo". El profeta Jeremías escribe: "Van a llegar días -oráculo del Señor- en que yo pactaré con la casa de Israel (y con la casa de Judá) una nueva alianza ... pondré mi Ley en su interior y sobre sus corazones la escribiré, y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo" (Jr 31,31-33). Tanto Israel como la Iglesia hacen suyas las palabras de la esposa. Es el misterioso lazo que une estas dos tradiciones religiosas. La unidad entre Israel y la Iglesia es la exclusividad del amor con Dios. El Señor e Israel, Cristo y la Iglesia, están unidos el uno al otro. Ninguno de los dos vive ahora sin el otro. Gregorio de Nisa comenta de esta forma: "Al alma purificada se le concede no albergar dentro de sí nada más que Dios". Ninguno de los dos "puede" vivir sin el otro. Si el Señor quiere llevar a pastar a su rebaño, lo hará entre las azucenas que son su pueblo, y si el judaísmo o la Iglesia deben existir, admitirán en sus pastos solamente al Señor. Sí, Israel y la Iglesia, recíprocamente, sólo pueden existir en la medida en que reconocen que profesan la peculiaridad y la exclusividad de la alianza con el Señor.


13/12/2011
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo
ENE
23
Lunes 23 de enero
Memoria de los pobres
ENE
24
Martes 24 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
25
Miércoles 25 de enero
Memoria de los apóstoles
ENE
26
Jueves 26 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
27
Viernes 27 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
28
Sábado 28 de enero
Vigilia del domingo
ENE
29
Domingo 29 de enero
Liturgia del domingo