Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Proverbios 1,1-7

Proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel: para aprender sabiduría e instrucción,
para entender los discursos profundos, para alcanzar instrucción y perspicacia,
- justicia, equidad y rectitud -, para enseñar a los simples la prudencia,
a los jóvenes ciencia y reflexión, Que atienda el sabio y crecerá en doctrina,
y el inteligente aprenderá a hacer proyectos. para descifrar proverbios y enigmas,
los dichos de los sabios y sus adivinanzas. El temor de Yahveh es el principio de la ciencia;
los necios desprecian la sabiduría y la instrucción.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Nos encontramos al comienzo de este libro que reúne las reflexiones sapienciales de diferentes siglos. Se atribuye a Salomón, igual que el Cantar de los Cantares y el libro de la Sabiduría. Es así porque Salomón es el sabio por antonomasia, es decir, el que sabe descubrir y mostrar las leyes que regulan el cosmos y la vida humana, como nos relata de forma amplificada el Primer libro de los Reyes (5, 9-14). Todo el sentido de la reflexión que atraviesa el libro por completo se podría resumir en el último versículo: "El temor del Señor es el principio del conocimiento; los necios desprecian la sabiduría y la instrucción". El autor pone toda la reflexión humana bajo la autoridad del "temor del Señor". "Temor" no es miedo, sino reconocimiento de la dependencia del hombre hacia Dios, del que viene toda sabiduría, que se adquiere sin embargo no de forma mecánica o por herencia, sino mediante la instrucción. La tarea del sabio consiste en la capacidad de penetrar los secretos de la naturaleza y de la vida para identificar aquel orden que el Señor ha puesto ahí, y para permitir al hombre adecuarse a ello: "El sabio escucha y aumenta su saber y el inteligente adquiere destreza". El sabio acepta el esfuerzo de la búsqueda, que no es adquisición de una vez para siempre. En este sentido hay una laicidad en la reflexión sapiencial, que pone una gran confianza en la capacidad del hombre de discernir las leyes que regulan el universo. Precisamente en estos primeros versículos se insiste sobre la necesidad de realizar el esfuerzo de comprender: conocer, comprender, adquirir, descifrar, dar a conocer, son las peticiones hechas a quien se dispone a leer este libro. La fe no es una simple adhesión a verdades establecidas, sino que pide a cada uno el compromiso de crecer en la comprensión, para que la fe se convierta en cultura de la vida. Si lo preferimos, el sabio de los Proverbios quiere que nos fundamentemos en un esfuerzo continuo para acrecentar el saber y el conocimiento, para que nuestra fe pueda contribuir al progreso y al desarrollo cultural. La búsqueda sapiencial muestra la libertad que Dios ha dejado al hombre, para que se oriente mediante el estudio en la complejidad del universo, nunca suficientemente conocida.


09/01/2012
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
FEB
19
Domingo 19 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
20
Lunes 20 de febrero
Oración por la Paz
FEB
21
Martes 21 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
FEB
22
Miércoles 22 de febrero
Memoria de los apóstoles
FEB
23
Jueves 23 de febrero
Memoria de la Iglesia
FEB
24
Viernes 24 de febrero
Memoria de Jesús crucificado
FEB
25
Sábado 25 de febrero
Vigilia del domingo
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo