Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo especial de las comunidades cristianas de Europa y de América


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Proverbios 8,1-21

¿No está llamando la Sabiduría?
y la Prudencia, ¿no alza su voz? En la cumbre de las colinas que hay sobre el camino,
en los cruces de sendas se detiene; junto a las puertas, a la salida de la ciudad,
a la entrada de los portales, da sus voces: A vosotros, hombres, os llamo,
para los hijos de hombre es mi voz. Entended, simples, la prudencia
y vosotros, necios, sed razonables. Escuchad: voy a decir cosas importantes
y es recto cuanto sale de mis labios. Porque verdad es el susurro de mi boca
y mis labios abominan la maldad. Justos son todos los dichos de mi boca,
nada hay en ellos astuto ni tortuoso. Todos están abiertos para el inteligente
y rectos para los que la ciencia han encontrado. Recibid mi instrucción y no la plata,
la ciencia más bien que el oro puro. Porque mejor es la sabiduría que las piedras preciosas,
ninguna cosa apetecible se le puede igualar. Yo, la Sabiduría, habito con la prudencia,
yo he inventado la ciencia de la reflexión. (El temor de Yahveh es odiar el mal.)
La soberbia y la arrogancia y el camino malo
y la boca torcida yo aborrezco. Míos son el consejo y la habilidad,
yo soy la inteligencia, mía es la fuerza. Por mí los reyes reinan
y los magistrados administran la justicia. Por mí los príncipes gobiernan
y los magnates, todos los jueces justos. Yo amo a los que me aman
y los que me buscan me encontrarán. Conmigo están la riqueza y la gloria,
la fortuna sólida y la justicia. Mejor es mi fruto que el oro, que el oro puro,
y mi renta mejor que la plata acrisolada. Yo camino por la senda de la justicia,
por los senderos de la equidad, para repartir hacienda a los que me aman
y así llenar sus arcas."

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La sabiduría se hace oír como la voz de una persona que llama a sus hijos. En los promontorios, en las encrucijadas de las calles, junto a las puertas de la ciudad, a la entrada de las casas, por todos lados ella está apostada para alcanzar a sus hijos. Es el amor del Señor que no cesa de buscar al hombre para que responda a su voz, como Jesús que mandó por todos lados a sus siervos para llamar a los invitados al banquete nupcial: "A vosotros, hombres, os llamo, dirijo mi voz a los humanos". Cuántas veces la voz de Dios nos ha alcanzado y nos ha advertido, queriendo comunicarnos el secreto de la vida. En ella nosotros hemos encontrado verdad, justicia, prudencia, inteligencia, consejo, éxito y fuerza. Son algunas de sus características que hacen de ella algo extremadamente precioso, más que el oro y que las perlas. Ella es también la guía para un buen gobierno: "Por mí los reyes reinan y los magistrados administran la justicia. Por mí los gobernantes gobiernan y los príncipes son todos jueces justos". Vale la pena invertir buscando la sabiduría, porque ella "ama a los que la aman y los que la buscan con afán la encuentran". Aquí se plantea una pregunta para la vida de cada uno: ¿cómo buscar la sabiduría, donde encontrar sus enseñanzas? El libro de los Proverbios identifica varias veces la sabiduría con la enseñanza de Dios. ¿Se trata sólo de la Torá revelada por el Señor al pueblo Israel? Parece que esta sabiduría se extiende también a todo lo que el Señor ha puesto en la vida de todos los pueblos y en el conocimiento de cada uno. El verdadero problema es "buscar", no dejarse llevar por el instinto, por las costumbres, por el carácter, por uno mismo. El secreto de la sabiduría está en Dios. Ella es un don que se nos concede cada vez que nos ponemos ante él. Ella reúne todas las cosas buenas, bellas y justas que Dios ha puesto en el mundo. Por esto la Sabiduría, con S mayúscula, existe junto a Dios desde los orígenes. Para nosotros los cristianos ella se ha revelado definitivamente en Jesús muerto y resucitado, en su enseñanza, en su palabra. No hay nada que la iguale, porque ella es el don de Dios a la humanidad.


24/01/2012
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo