Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Proverbios 12,1-28

El que ama la instrucción ama la ciencia,
el que odia la reprensión es tonto. El bueno obtiene el favor de Yahveh;
pero él condena al hombre taimado. Nadie se afianza por la maldad,
la raíz de los justos no vacilará. Mujer virtuosa, corona del marido,
mujer desvergonzada, caries en los huesos. Las intenciones de los justos son equidad,
los planes de los malos, son engaño. Las palabras de los malos son trampas sangrientas,
pero a los rectos su boca los pone a salvo. Derribados los malos, no existen ya más,
mas la casa de los justos permanece. Se alaba al hombre según su prudencia,
el de corazón torcido será despreciado. Más vale hombre sencillo que tiene un esclavo,
que hombre glorioso a quien falta el pan. El justo se cuida de su ganado,
pero las entrañas de los malos son crueles. Quien cultiva su tierra se hartará de pan,
quien persigue naderías es un insensato. El placer del impío está en la maquinación de los malvados,
pero la raíz de los justos producirá. En el delito de los labios hay una trampa fatal,
pero el justo saldrá de la angustia. Por el fruto de su boca, se harta de bien el hombre,
cada cual recibe el salario de sus obras. El necio tiene por recto su camino,
pero el sabio escucha los consejos. El necio, al momento descubre su pena,
el prudente oculta la ignominia. Quien declara la verdad, descubre la justicia;
el testigo mentiroso, la falsedad. Quien habla sin tino, hiere como espada;
mas la lengua de los sabios cura. Los labios sinceros permanecen por siempre,
la lengua mentirosa dura un instante. Fraude en el corazón de quien trama el mal;
gozo para los que aconsejan paz. Ninguna desgracia le sucede al justo,
pero los malos están llenos de miserias. Los labios mentirosos abomina Yahveh;
los que practican la verdad alcanzan su favor. El hombre cauto oculta su ciencia,
el corazón del insensato proclama su necedad. La mano diligente obtiene el mando;
la flojedad acaba en trabajos forzados. Ansiedad en el corazón deprime al hombre,
pero una palabra buena le causa alegría. El justo enseña el camino a su prójimo,
el camino de los malos los extravía. El indolente no pone a asar su caza;
la diligencia es la mejor fortuna del hombre. En la senda de la justicia está la vida;
el camino de los rencorosos lleva a la muerte.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El inicio del capítulo insiste en un Proverbio muy repetido en el libro y que versa sobre la corrección y la educación: "El que ama la educación ama el saber; el que odia la educación es tonto". Existe una estrecha correspondencia entre dos amores: la corrección y el saber. Por regla general se piensa y se vive justo lo contrario. La corrección es vista como la contradicción del saber y de las convicciones de cada uno, como un impedimento y un enfrentamiento contra la libre expresión y realización, hasta el punto de que uno instintivamente se opone a ella. El verdadero tonto, en cambio, es el que odia la corrección, el que no acepta la ayuda de los demás para crecer y entender. El individualismo y el subjetivismo nos acostumbran a hacer, pensar y decidir solos, seguros de que nuestra decisión es la justa. En realidad la característica del cristiano es precisamente la escucha de Dios que habla y, por tanto, la alegría de la corrección. Ser corregidos es un gran don que el Señor nos permite experimentar cuando nuestra vida crece en comunión y sintonía con los hermanos. El resto del capítulo continúa con una serie de exhortaciones de distintos tipos. Siempre se oponen los malvados con los justos-sabios. Engaño, cólera, labios mendaces, orgullo y embustes son algunos de los terribles atributos con los que se presenta a aquellos que hacen el mal. Su necedad consiste en seguir escuchándose sólo a ellos mismos: "El necio considera recto su camino, el sabio escucha los consejos". Este es el secreto de la sabiduría: no creerse justos sino vivir como justos escuchando los consejos y la corrección. Si hay "Mentira en la mente que trama el mal", hay "alegría para los que aconsejan la paz". La alegría del justo y del sabio es construir con la palabra y las acciones paz y solidaridad a su alrededor. A menudo el tormento interior, la agitación, la falta de paz y de serenidad son la consecuencia de una vida cerrada, incapaz de conectar con los demás, de dejarse ayudar, de mostrar generosidad y benevolencia. Por eso "en la senda de la justicia está la vida, el camino de la impiedad lleva a la muerte".


01/02/2012
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo