Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Proverbios 14,1-19

La Sabiduría edifica su casa;
le Necedad con sus manos la destruye. Quien anda en rectitud, teme a Yahveh;
el de torcido camino le desprecia. En la boca del necio hay una raíz de orgullo,
pero los labios de los sabios los protegen. Donde no hay bueyes, pesebre vacío;
cosecha abundante con la fuerza del toro. Testigo veraz no miente,
testigo falso respira mentiras. Busca el arrogante la sabiduría pero en vano,
al inteligente la ciencia le es fácil. Apártate del hombre necio,
pues no conocerías labios doctos. Sabiduría del cauto es atender a su conducta,
la necedad de los tontos es engaño. De los necios se aparta el sacrificio expiatorio,
pero entre los rectos se encuentra el favor de Dios. El corazón conoce su propia amargura,
y con ningún extraño comparte su alegría. La casa de los malos será destruida,
la tienda de los rectos florecerá. Hay caminos que parecen rectos,
pero, al cabo, son caminos de muerte. También en el reír padece el corazón,
y al cabo la alegría es dolor. El perverso de corazón está satisfecho de su conducta,
y el hombre de bien, de sus obras. El simple cree cuanto se dice,
el cauto medita sus propios pasos. El sabio teme el mal y de él se aparta,
el necio es presuntuoso y confiado. El de genio pronto, hace necedades,
el hombre artero es odiado. La herencia de los simples es la necedad,
los cautos son coronados de ciencia. Los malos se postran ante los buenos,
los malvados a la puerta de los justos.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Como se puede constatar fácilmente, los Proverbios se emparejan en cada versículo, en donde la primera parte generalmente se opone a la segunda. El contraste más común es entre el sabio y el necio, como por ejemplo en los versículos 1 y 3: "La sabiduría de la mujer edifica su casa, la necedad la destruye con sus manos...De la boca del necio brota el orgullo, a los sabios los protegen sus labios". Otras veces la segunda parte del versículo completa la primera, como en el versículo 7: "Aléjate del hombre necio, no obtendrás saber de sus labios". El contraste entre necio y sabio indica que no hay caminos intermedios entre ambos. Quien no adquiere la sabiduría escuchando como un hijo las enseñanzas de Dios permanece necio. Para ser sabios basta con empezar a escuchar con fidelidad la Palabra de Dios y todo puede cambiar en la vida de un hombre y de una mujer. En efecto, el camino de la sabiduría es posible para todos, pero más fácil e instintivo es el de la necedad. Por esto muchas veces nos encontramos con una exhortación a evitar el trato con los necios: "Aléjate del hombre necio, no obtendrás saber de sus labios". Soberbia y orgullo impiden la búsqueda de la sabiduría: "El arrogante busca sabiduría sin éxito, para el inteligente el saber es fácil". El necio que se siente seguro no tiene por qué tener éxito: "El sabio teme el mal y de él se aparta, el necio es arrogante y se confía". El temor es una actitud sabia en un mundo donde se tienen muchos miedos pero poco temor de Dios. La humildad es el camino para adquirir la sabiduría. Otro aspecto que a menudo es tomado en consideración por el libro es el aparente éxito de los necios, que sin embargo fracasan. Lo hemos visto en el primer versículo, donde la mujer necia se presenta como la que destruye su casa con sus propias manos. También el versículo 11: "La casa del malvado se arruinará, la tienda del honrado prosperará". Al final también los que realizan el mal reconocen la victoria de los sabios: "Los malos se inclinan ante los buenos, y los malvados, a la puerta de los justos". No hay que resignarse al mal y pensar que no vale la pena luchar por el bien, como si fuese una batalla perdida. El Señor nos dice que la victoria es sólo del bien y que hasta los malvados deberán reconocerla. La bondad, como quizá nosotros mismos hemos constatado, conquista incluso a los enemigos para la causa del bien.


04/02/2012
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri