Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Proverbios 22,17-29

Presta oído y escucha las palabras de los sabios,
y aplica tu corazón a mi ciencia, porque te será dulce guardarlas en tu seno,
y tener todas a punto en tus labios. Para que esté en Yahveh tu confianza
también a ti hoy te enseñaré. ¿No he escrito para ti treinta capítulos
de consejos y ciencia, para hacerte conocer la certeza de las palabras verdaderas,
y puedas responder palabras verdaderas a quien te
envíe? No despojes al débil, porque es débil,
y no aplastes al desdichado en la puerta, porque Yahveh defenderá su causa
y despojará de la vida a los despojadores. No tomes por compañero a un hombre airado,
ni vayas con un hombre violento, no sea que aprendas sus senderos,
y te encuentres con un lazo para tu vida. No seas de los que chocan la mano,
y salen fiadores de préstamos: porque si no tienes con qué pagar,
te tomarán el lecho en que te acuestas. No desplaces el lindero antiguo
que tus padres pusieron. ¿Has visto un hombre hábil en su oficio?
Se colocará al servicio de los reyes.
No quedará al servicio de gentes oscuras.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Comienza otro pequeño conjunto del libro de los Proverbios que se cierra en el versículo 22 del capítulo 24, aunque este último continúa hasta el final con un apéndice de tono similar. Nos encontramos ante una serie de sugerencias para la vida práctica, como hemos escuchado en otras partes. Son treinta máximas, como dice el mismo texto: "Te he escrito treinta sentencias". Es bello cómo la Palabra de Dios se rebaja hasta las minucias de la vida, como para querernos ayudar a encontrar una respuesta sabia ante las diferentes circunstancias de la vida sin dejar que nos desviemos con comportamientos prefijados y de costumbre. La costumbre y el instinto traicionan con frecuencia la pereza interior de hombres y mujeres que no se detienen a reflexionar, aceptando incluso cambiar sus comportamientos y decisiones. Son cinco los comportamientos que se proponen para nuestra reflexión: la actitud ante el pobre y ante el hombre iracundo, el problema de fiar a otros, el de las fronteras (lindes) y la laboriosidad en el trabajo. La Palabra de Dios nos pone en guardia ante la explotación del pobre. La mente acude a las muchas situaciones de pobreza de nuestra sociedad y del mundo. Frecuentemente asistimos casi a un encarnizamiento en relación a los pobres, que no sólo llega a quitarles lo poco que tienen (pensemos en los desmantelamientos de campamentos de gitanos, en la explotación de los extranjeros), sino también al desprecio y a la violencia, como si no tuvieran ningún derecho. Como otras veces en la Biblia, el texto subraya que Dios vendrá en su defensa: Dios realizada esa justicia que los hombres desatienden, es más, quitará los bienes a los que han cometido injusticia. Después regresa al tema de la ira. Se nos pone en guardia ante el trato con gente acostumbrada a la ira, porque es fácil ser arrastrados por la misma costumbre. ¡Qué fácil es ser arrollados por la ira! En lo referente a los préstamos, el texto advierte de ponderar bien antes de fiar a un deudor, si luego no se tiene la posibilidad de restituir. Ciertamente no es una invitación a la avaricia, sino más bien una sabia advertencia. A continuación el texto vuelve sobre una cuestión que debía causar muchas controversias: el problema de los límites de los terrenos. Y al final una útil indicación quizá para los jóvenes que se preparan para emprender un trabajo: es una invitación a ser solícitos, laboriosos, si se quiere tener un puesto provechoso, como quien está al servicio del rey.


18/02/2012
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri