Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Policarpo, obispo y mártir, discípulo del apóstol Juan, († 155).


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Proverbios 24,1-34

No tengas envidia de los malos,
no desees estar con ellos, porque su corazón trama violencias,
y sus labios hablan de desgracias. Con la sabiduría se construye una casa,
y con la prudencia se afianza; con la ciencia se llenan los cilleros
de todo bien precioso y deseable. El varón sabio está fuerte,
el hombre de ciencia fortalece su vigor; porque con sabios consejos harás la guerra,
y en la abundancia de consejeros está el éxito. Muy alta está la sabiduría para el necio:
no abre su boca en la puerta. Al que piensa en hacer mal,
se le llama maestro en intrigas. La necedad sólo maquina pecados,
el arrogante es abominable a los hombres. Si te dejas abatir el día de la angustia,
angosta es tu fuerza. Libra a los que son llevados a la muerte,
y a los conducidos al suplicio ¡si los pudieras
retener! Si dices: "Mira que no lo sabíamos",
¿acaso el que pesa los corazones no comprende?
¿el que vigila tu alma, no lo sabe?
El da a cada hombre según sus obras. Come miel, hijo mío, porque es buena.
Panal de miel es dulce a tu paladar. Pues sábete que así será la sabiduría para tu alma,
y si la hallas, hay un mañana,
y tu esperanza no será aniquilada. No pongas, malvado, asechanzas en la mansión del justo,
no hagas violencia a su morada. Que siete veces cae el justo, pero se levanta,
mientras los malos se hunden en la desgracia. No te alegres por la caída de tu enemigo,
no se goce tu corazón cuando se hunde; no sea que lo vea Yahveh y le desagrade,
y aparte de él su ira. No te enfurezcas por causa de los malvados,
ni tengas envidia de los malos. Porque para el malvado no hay un mañana:
la lámpara de los malos se extinguirá. Teme, hijo mío, a Yahveh y al rey,
no te relaciones con los innovadores, porque al instante surgirá su calamidad,
y ¿quién sabe el castigo que pueden ambos dar? También esto pertenece a los sabios:
Hacer acepción de personas en el juicio no está bien. Al que dice al malo: "Eres justo",
le maldicen los pueblos y le detestan las naciones; los que los castigan, viven felices,
y viene sobre ellos la bendición del bien. Besa en los labios,
el que responde con franqueza. Ordena tus trabajos de fuera
y prepara tus faenas en el campo;
y después puedes construirte tu casa. No des testimonio, en vano, contra tu prójimo,
ni engañes con tus labios. No digas: "Como él me ha hecho a mí, le haré yo a él,
daré a cada uno según sus obras." He pasado junto al campo de un perezoso,
y junto a la viña de un hombre insensato, y estaba todo invadido de ortigas,
los cardos cubrían el suelo,
la cerca de piedras estaba derruída. Al verlo, medité en mi corazón,
al contemplarlo aprendí la lección: Un poco dormir, otro poco dormitar,
otro poco tumbarse con los brazos cruzados y llegará, como vagabundo, tu miseria
y como un mendigo tu pobreza."

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

De nuevo se nos sitúa ante la vida del justo y del malvado. La Biblia tiene una conciencia clara de la fuerza del mal y con frecuencia habla de ello de forma concreta. Es decir, prefiere decir "malvado" en vez de "mal". La Palabra de Dios se pone siempre ante hombres concretos que pueblan la vida y determinan la historia, además el creyente sabe que al final es Dios el que actúa y que el mal no prevalecerá nunca de forma definitiva. Ante el bienestar de quien realiza el mal podría nacer en el sabio y en el justo un sentimiento de envidia. Por este motivo el pasaje comienza poniéndonos en guardia: "No envidies a los malvados, ni desees estar con ellos, pues su mente trama violencias y sus labios hablan de desgracias". Con la sabiduría es con lo único que se puede construir y hacer crecer nuestra fuerza. En la sabiduría hay poder, y la victoria sobre las fuerzas del mal es del sabio. Por esto el hombre sabio no "se rinde en los momentos difíciles", para no dejarse vencer. Para él la vida es lucha contra el poder del mal. Por esto "salva a los condenados a muerte, libra a los conducidos al suplicio". En estas afirmaciones se esconde esa batalla contra los principados y los poderes que Pablo describe en el capítulo sexto de la Carta a los Efesios. El sabio no se alegra tampoco por la mala suerte del enemigo ni se irrita ni siente envidia de los malvados, sabe que el Señor vela por él. El temor de Dios es la única petición que se le hace. Quizá asombra la cercanía entre la invitación a temer a Dios y al rey. Existe también un orden social que tenemos el deber de salvaguardar. Probablemente el texto tiene como trasfondo una sociedad en la que las rebeliones eran bastante frecuentes sin que trajeran resultados. La verdadera rebelión es antes que nada la rebelión contra la fuerza del mal, que parece invadir toda la sociedad. Es para esta batalla para la que hay que preparar las armas. El pasaje termina con algunas exhortaciones referentes especialmente a no ser parciales en el juicio, lo que puede llevar a que se desvíe el curso de la justicia, y con una descripción del hombre perezoso.


23/02/2012
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri