Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Primera Timoteo 3,8-13

También los diáconos deben ser dignos, sin doblez, no dados a beber mucho vino ni a negocios sucios; que guarden el Misterio de la fe con una conciencia pura. Primero se les someterá a prueba y después, si fuesen irreprensibles, serán diáconos. Las mujeres igualmente deben ser dignas, no calumniadoras, sobrias, fieles en todo. Los diáconos sean casados una sola vez y gobiernen bien a sus hijos y su propia casa. Porque los que ejercen bien el diaconado alcanzan un puesto honroso y grande entereza en la fe de Cristo Jesús.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Junto al cargo de "epíscopo" Pablo recuerda el de diácono. Se trata de un ministerio especialmente importante en la vida de las primeras comunidades cristianas. Los Hechos de los Apóstoles narran su elección y la tarea que se les confiaba para la armonía en la vida de los hermanos. Pablo pide que sean probados antes de ser elegidos, porque su servicio a la vida de la comunidad es particularmente delicado: fueron instituidos por los Apóstoles para resolver la primera grave crisis que se abatió sobre la comunidad apostólica, la de la ayuda a las viudas procedentes del mundo helenístico, que habían sido descuidadas en relación con las de Jerusalén (Hch 6, 1-7). Pablo pide que sólo después de haberse cerciorado de su conducta se elijan discípulos para el servicio diaconal. Una vez elegidos y ordenados están llamados a conservar "el misterio de la fe con una conciencia pura", ya que asisten a los pobres, predican y bautizan. Nada daña tanto la fe como el orgullo, y el protagonismo que niega con los hechos la verdad del ser "siervos" inscrita en el término mismo de diácono. Se podría también decir que ellos muestran al obispo y a todos los creyentes que la vida del discípulo debe ser siempre "diaconal", es decir, un servicio continuo al Evangelio, a la comunidad y a los pobres. Pablo menciona también aquí a las mujeres, quizá las esposas de los diáconos, o aquellas que desempeñaban tareas de servicio en la comunidad, de las que habla un poco más adelante (5, 9-16), y entre las cuales se menciona a Febe, diaconisa "de la iglesia de Cencreas" (Rm 16, 1). Ellas, por desarrollar actividades significativas en la comunidad, deben ser "dignas, no calumniadoras, sobrias, fieles en todo". Como para los obispos, también se pide que los diáconos se hayan casado una sola vez. Pablo tiene en gran estima el diaconado, y escribe a Timoteo que "ejercerlo bien" permite alcanzar un "puesto honroso", obviamente no en el sentido mundano del escalafón social sino en esa sensibilidad evangélica que confía al "siervo", es decir, al "diácono", el primado en la Iglesia.


13/03/2012
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
FEB
19
Domingo 19 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
20
Lunes 20 de febrero
Oración por la Paz
FEB
21
Martes 21 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
FEB
22
Miércoles 22 de febrero
Memoria de los apóstoles
FEB
23
Jueves 23 de febrero
Memoria de la Iglesia
FEB
24
Viernes 24 de febrero
Memoria de Jesús crucificado
FEB
25
Sábado 25 de febrero
Vigilia del domingo
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo