Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Primera Timoteo 4,1-11

El Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos apostatarán de la fe entregándose a espíritus engañadores y a doctrinas diabólicas, por la hipocresía de embaucadores que tienen marcada a fuego su propia conciencia; éstos prohíben el matrimonio y el uso de alimentos que Dios creó para que fueran comidos con acción de gracias por los creyentes y por los que han conocido la verdad. Porque todo lo que Dios ha creado es bueno y no se ha de rechazar ningún alimento que se coma con acción de gracias; pues queda santificado por la Palabra de Dios y por la oración. Su tú enseñas estas cosas a los hermanos, serás un buen ministro de Cristo Jesús, alimentado con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido fielmente. Rechaza, en cambio, las fábulas profanas y los cuentos de viejas. Ejercítate en la piedad. Los ejercicios corporales sirven para poco; en cambio la piedad es provechosa para todo, pues tiene la promesa de la vida, de la presente y de la futura. Es cierta y digna de ser aceptada por todos esta afirmación: Si nos fatigamos y luchamos es porque tenemos puesta la esperanza en Dios vivo, que es el Salvador de todos los hombres, principalmente de los creyentes. Predica y enseña estas cosas.

 

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Gloria a ti, oh Señor, sea gloria a ti

Tras haber concluido la enumeración de las disposiciones relativas a la organización de la Iglesia con la exaltación de Cristo, Pablo vuelve a ocuparse de la "batalla" que Timoteo debe combatir contra los herejes, de los cuales ya hablado anteriormente (1, 3-20). El orden de la vida comunitaria y su organización a través de los cargos de obispo y diácono, junto con preservar a la comunidad de falsas doctrinas, son las exigencias fundamentales que Pablo recomienda vivamente a su discípulo. Sin embargo, mientras al principio habló de la necesidad de guardarse de las enseñanzas de los herejes (1, 3-20), ahora el apóstol considera más de cerca sus pretensiones acerca de la conducta de vida. Advierte sobre todo de no escandalizarse de su presencia en la comunidad; Jesús mismo ya había puesto en guardia a los discípulos: "Mirad que no os engañe nadie. Vendrán muchos usurpando mi nombre y diciendo: `Yo soy', y engañarán a muchos" (Mc 13, 5 ss.). Los herejes siguen a "espíritus engañadores y a doctrinas diabólicas" porque destruyen la verdad del Evangelio y la unidad de la comunidad. Los signos y la piedad de que hacen ostentación no son auténticos; son embaucadores que tienen "marcada a fuego su propia conciencia", como se hacía entonces con los esclavos. Los falsos maestros son de hecho esclavos del pecado, instrumentos de los demonios, de Satanás, y Pablo pronuncia contra ellos un juicio durísimo. Sin embargo su presencia no debe inquietar a la comunidad ni a Timoteo: incluso esto forma parte del plan salvífico de Dios. La propuesta que ellos hacen de renunciar al matrimonio y la exhortación a abstenerse de ciertos alimentos no tiene nada que ver con el Evangelio. Pablo afirma con decisión que "todo lo que Dios ha creado es bueno"; todos los dones de la creación pueden ser acogidos y usados con gratitud y alegría por los cristianos. Timoteo, por su parte, debe ayudar a la comunidad en su correcto uso, demostrando de este modo que "las palabras de la fe y de la buena doctrina" de Jesús constituyen su alimento espiritual. En tono despreciativo Pablo llama a la doctrina de los falsos doctores "fábulas profanas" y "cuentos de viejas". Timoteo debe mostrar siempre con mayor claridad, mediante las palabras y la vida, la esencia de la doctrina de Cristo, que se resume en el mandamiento del amor a Dios y al prójimo. Para este fin -añade el apóstol- la lucha y el entrenamiento físico "sirven para poco", porque proporcionan habilidad y salud sólo en la vida terrena; mucho más decisivos son los ejercicios de piedad, que llevan a la futura "vida eterna".


15/03/2012
Oración por la Paz


Agenda de la semana
FEB
19
Domingo 19 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
20
Lunes 20 de febrero
Oración por la Paz
FEB
21
Martes 21 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
FEB
22
Miércoles 22 de febrero
Memoria de los apóstoles
FEB
23
Jueves 23 de febrero
Memoria de la Iglesia
FEB
24
Viernes 24 de febrero
Memoria de Jesús crucificado
FEB
25
Sábado 25 de febrero
Vigilia del domingo
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo