Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Cristo ha resucitado de entre los muertos y no muere más!
El nos espera en Galilea!

Aleluya, aleluya, aleluya.

Segunda Timoteo 3,1-9

Ten presente que en los últimos días sobrevendrán momentos difíciles; los hombres serán egoístas, avaros, fanfarrones, soberbios, difamadores, rebeldes a los padres, ingratos, irreligiosos, desnaturalizados, implacables, calumniadores, disolutos, despiadados, enemigos del bien, traidores, temerarios, infatuados, más amantes de los placeres que de Dios, que tendrán la apariencia de piedad, pero desmentirán su eficacia. Guárdate también de ellos. A éstos pertenecen esos que se introducen en las casas y conquistan a mujerzuelas cargadas de pecados y agitadas por toda clase de pasiones, que siempre están aprendiendo y no son capaces de llegar al pleno conocimiento de la verdad. Del mismo modo que Jannés y Jambrés se enfrentaron a Moisés, así también estos se oponen a la verdad; son hombres de mente corrompida, descalificados en la fe. Pero no progresarán más, porque su insensatez quedará patente a todos, como sucedió con la de aquéllos.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Cristo ha resucitado de entre los muertos y no muere más!
El nos espera en Galilea!

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo dirige su mirada a los últimos tiempos, y escribe que se producirá una decadencia general de las costumbres (cf. 1 Tm 4, 1-5). En pocas líneas esboza un cuadro dramático de la corrupción de los hombres como consecuencia de su alejamiento del Evangelio: "Los hombres serán egoístas, avaros, fanfarrones, soberbios, difamadores, rebeldes a los padres, ingratos, irreligiosos, desnaturalizados, implacables, calumniadores, disolutos, despiadados, enemigos del bien, traidores, temerarios, infatuados, más amantes de los placeres que de Dios, que, teniendo la apariencia de piedad, reniegan de su eficacia". Esta descripción no es lejana a nuestros días, y su exhortación vale también para nosotros: "Guárdate también de ellos". Es necesario separarnos de la mentalidad egocéntrica y violenta de este mundo, alejarnos de los maestros que nos separan de Dios y de los hermanos, haciéndonos cómplices del mal. Pablo, que quizá tenía ante sus ojos ejemplos concretos, describe algunos comportamientos que destruyen la vida de toda comunidad. Aquellos que buscan por todos los medios de someter a los demás a su propia voluntad se separan de la comunión, y con ellos se repite lo que les sucedió a Janés y Jambrés, magos egipcios (el Antiguo Testamento no habla de ellos, pero quizá Pablo pudo haberlos extraído de alguna tradición judía) que se opusieron a Moisés, pero cuya necedad no permaneció escondida. Dios mismo vela por su casa, como el propio Jesús prometió a sus discípulos: "Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mt 28, 20). Timoteo debe oponerse a ellos siguiendo fielmente la predicación de Pablo: también él se convirtió al escucharle hablar, y desde entonces el apóstol pasó a ser su modelo tanto en la doctrina como en el comportamiento. Pablo le recuerda las dificultades y las persecuciones que ha sufrido a lo largo del viaje; incluso en Listra, patria de Timoteo (cf. Hch 14, 6), donde sufrió lapidación y fue arrojado fuera de la ciudad y abandonado como muerto (cf. Hch 14, 19). En verdad -sostiene Pablo- ésta es la suerte de todo discípulo de Jesús, y por tanto es necesario permanecer firmes. La fuerza proviene de la escucha fiel de las sagradas Escrituras, que fueron inspiradas por Dios; ellas son la fuente viva y pura de una nueva sabiduría. Pablo lo señala explícitamente: son útiles para enseñar, para argüir, para corregir y para educar en la justicia. La escucha de las Escrituras forma al creyente según el pensamiento mismo de Dios, y nos han sido enviadas para que "el hombre de Dios se encuentre perfecto y preparado para toda obra buena".


13/04/2012
Oración de Pascua


Agenda de la semana
FEB
19
Domingo 19 de febrero
Liturgia del domingo
FEB
20
Lunes 20 de febrero
Oración por la Paz
FEB
21
Martes 21 de febrero
Memoria de la Madre del Señor
FEB
22
Miércoles 22 de febrero
Memoria de los apóstoles
FEB
23
Jueves 23 de febrero
Memoria de la Iglesia
FEB
24
Viernes 24 de febrero
Memoria de Jesús crucificado
FEB
25
Sábado 25 de febrero
Vigilia del domingo
FEB
26
Domingo 26 de febrero
Liturgia del domingo