Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Tito 1,1-4

Pablo, siervo de Dios, apóstol de Jesucristo para llevar a los escogidos de Dios a la fe y al pleno conocimiento de la verdad que es conforme a la piedad, con la esperanza de vida eterna, prometida desde toda la eternidad por Dios que no miente, y que en el tiempo oportuno ha manifestado su Palabra por la predicación a mí encomendada según el mandato de Dios nuestro Salvador, a Tito, verdadero hijo según la fe común. Gracia y paz de parte de Dios Padre y de Cristo Jesús, nuestro Salvador.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo escribe a Tito, "verdadero hijo según la fe común", a quien ha dejado en Creta para que "acabara de organizar lo que faltaba" en la comunidad. El apóstol sabe que le ha confiado una tarea que no es fácil, y para respaldar su autoridad le escribe esta carta, para ser leída ante toda la comunidad reunida. Pablo vincula el ministerio de su discípulo a su propia autoridad apostólica, y por ello -incluso antes de nombrar al destinatario- resalta su condición de "apóstol", es decir, enviado de Jesús. Pablo no se lo recuerda a Tito para hacer alarde; sabe muy bien que también él es ante todo un "siervo" del Señor. En efecto, la autoridad en la comunidad cristiana no se confiere para sacar un beneficio personal sino para servir a la comunión de los hermanos en la única fe y la única esperanza. Pablo recuerda a Tito, y a quien tenga alguna responsabilidad en la comunidad, que toda la obra apostólica tiene su razón de ser precisamente en relación con "la esperanza de vida eterna". El pastor debe predicar y dar testimonio de esta esperanza a todos. Es Dios mismo quien la promete, y Dios no miente -al contrario, es quien la garantiza. De hecho la tiene reservada a sus hijos desde el jardín del Edén, y a lo largo de la historia la ha revelado a su pueblo a través de una cadena ininterrumpida de profetas. Entonces, "en el tiempo oportuno", el Señor envió a su propio Hijo Jesús para que cumpliese esta promesa, y es Jesús mismo quien le ha llamado a él, Pablo, para comunicar al mundo este mensaje de alegría (cf. 1 Tm 1, 1). Pablo, a su vez, se lo ha confiado a Tito, pidiéndole que continúe su misión.


17/04/2012
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
ENE
22
Domingo 22 de enero
Liturgia del domingo
ENE
23
Lunes 23 de enero
Memoria de los pobres
ENE
24
Martes 24 de enero
Memoria de la Madre del Señor
ENE
25
Miércoles 25 de enero
Memoria de los apóstoles
ENE
26
Jueves 26 de enero
Memoria de la Iglesia
ENE
27
Viernes 27 de enero
Memoria de Jesús crucificado
ENE
28
Sábado 28 de enero
Vigilia del domingo
ENE
29
Domingo 29 de enero
Liturgia del domingo