Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Anselmo (1033-1109), monje benedictino y obispo de Canterbury. Por amor de la Iglesia soportó el exilio


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Tito 2,11-15

Porque se ha manifestado la gracia salvadora de Dios a todos los hombres, que nos enseña a que, renunciando a la impiedad y a las pasiones mundanas, vivamos con sensatez, justicia y piedad en el siglo presente, aguardando la feliz esperanza y la Manifestación de la gloria del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo; el cual se entregó por nosotros a fin de rescatarnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo que fuese suyo, fervoroso en buenas obras. Así has de enseñar, exhortar y reprender con toda autoridad. Que nadie te desprecie.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo, queriendo subrayar cuál es la fuerza que hace ejemplares a los cristianos, entona un canto a la gracia de Dios, portadora de salvación, que en el tiempo establecido se ha manifestado en Jesucristo. En él se ha mostrado la misma misericordia de Dios, y en él Dios ofrece a los hombres la salvación, sin excepción alguna. El evangelista Juan escribe: "Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna" (Jn 3, 16). Con la encarnación del Verbo ha llegado la salvación, es decir, la liberación de la muerte y la entrada en la vida plena para todos los hombres sin distinción alguna de lengua, pueblo o nación. Este inimaginable amor de Dios por nosotros nos empuja a tomar una decisión, bien a abrirnos al amor, o bien -desgraciadamente- a cerrarnos a él. No se puede permanecer en la indecisión o en una imposible neutralidad. La gracia que Dios dona a través del Hijo empuja a quien la acoge hacia una rotura radical con la impiedad y los instintos egocéntricos. En la carta a los Romanos el apóstol escribe: "Fuimos, pues, con él sepultados por el bautismo en la muerte, a fin de que, al igual que Cristo resucitó de entre los muertos por medio de la gloria del Padre, así también nosotros vivamos una vida nueva" (Rm 6, 4), esperando el retorno definitivo del Señor. La esperanza de la vida eterna es esencial en la vida cristiana (cf. 1 Co 13, 13); Pablo habla de ello continuamente y considera este misterio una dimensión central de la vida cristiana. Los discípulos de Jesús, liberados del pecado, santificados y unidos en Cristo como su pueblo, están llamados a manifestar con las buenas obras esta alta vocación suya y esta gran dignidad. Es el misterio que Tito debe predicar a todos los que encuentra, y debe hacerlo con firmeza. Quizá sea todavía joven (cf. 2, 7), como Timoteo (cf. 1 Tm 4, 12), pero Pablo por su parte advierte a la comunidad de Creta de no menospreciarlo. De hecho, en la comunidad cristiana no cuenta la edad o la posición social, sino sólo la autoridad de la misión, como Jesús había dicho: "Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha; y quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado" (Lc 10, 16).


21/04/2012
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
NOV
27
Domingo 27 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
28
Lunes 28 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
29
Martes 29 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
30
Miércoles 30 de noviembre
Memoria de los apóstoles
DIC
1
Jueves 1 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
2
Viernes 2 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
3
Sábado 3 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri