Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Bonifacio, obispo y mártir. Anunció el Evangelio en Alemania y fue asesinado mientras celebraba la Eucaristía (+754)


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Tesalonicenses 3,6-13

Nos acaba de llegar de ahí Timoteo y nos ha traído buenas noticias de vuestra fe y vuestra caridad; y dice que conserváis siempre buen recuerdo de nosotros y que deseáis vernos, así como nosotros a vosotros. Así pues, hermanos, hemos recibido de vosotros un gran consuelo, motivado por vuestra fe, en medio de todas nuestras congojas y tribulaciones. Ahora sí que vivimos, pues permanecéis firmes en el Señor. Y ¿cómo podremos agradecer a Dios por vosotros, por todo el gozo que, por causa vuestra, experimentamos ante nuestro Dios? Noche y día le pedimos insistentemente poder ver vuestro rostro y completar lo que falta a vuestra fe. Que Dios mismo, nuestro Padre y nuestro Señor Jesús orienten nuestros pasos hacia vosotros. En cuanto a vosotros, que el Señor os haga progresar y sobreabundar en el amor de unos con otros, y en el amor para con todos, como es nuestro amor para con vosotros, para que se consoliden vuestros corazones con santidad irreprochable ante Dios, nuestro Padre, en la Venida de nuestro Señor Jesucristo, con todos sus santos.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Las buenas noticias que Timoteo transmite a Pablo sobre la comunidad de Tesalónica son para él una alegre y consoladora noticia, una "buena noticia", como dice literalmente el texto. Pablo se siente consolado porque su trabajo no solo no ha sido en vano, sino que está dando frutos. Y el recuerdo que conservan de él, junto al deseo de volverle a ver, place especialmente a Pablo, entre otras cosas porque muestra el sentido concreto de la comunión evangélica. La comunión no es simplemente un vínculo en el plano psicológico, sino una relación vital que une la comunidad con el apóstol. Así pues, no es suficiente que una comunidad viva una "fe" laboriosa y una activa "caridad" (cf. 1,3). Si sigue cerrada en sí misma, no es "firme en el Señor" (3,8). Solo en la comunión con las demás comunidades el Señor se hace plenamente presente entre los creyentes. El deseo que tienen los tesalonicenses de estar de nuevo con Pablo (y también el deseo del apóstol de volverles a ver) manifiesta la concreción de la comunión hecha de relaciones personales efectivas, tejido indispensable de la fraternidad. Pablo se encuentra a cuatrocientos kilómetros de Tesalónica, pero hace todo lo posible para estar en contacto con ellos, a veces a través de enviados. La comunión se alimenta y se solidifica a través de las relaciones directas y personales, a través de las que se manifiestan el amor, la cordialidad y la amabilidad. Pablo, tal vez recordando los rostros de los cristianos de la comunidad a la que amó y cuidó, no sabe qué ofrecer a Dios como agradecimiento. El amor por aquellos hijos que ha engendrado en la fe se hace inmediatamente oración, súplica "insistente", no solo para poderles volver a ver pronto, sino también para "completar lo que falta a vuestra fe" (3,10). Pablo tiene muy presente que el creyente, como toda comunidad, debe continuar creciendo en la fe y en el amor. Conocer a Jesús requiere escuchar cada día la Palabra de Dios. Y Pablo siente la gran responsabilidad de ayudarles en este crecimiento. Por eso le pide a Dios que "oriente" sus pasos hacia ellos, ya que Satanás, hasta el momento, se ha interpuesto en el camino (2,18). Pero ya con esta epístola les exhorta a "progresar" y aún más, a "sobreabundar" en el amor mutuo y hacia los demás, como él mismo hace con ellos. El amor que Dios da a sus hijos es como una fuente que rebosa continuamente porque no tiene límites. Quien acoge en su corazón el amor de Dios vive de él y ya desde ahora posee el futuro.


05/06/2012
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri