Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Tesalonicenses 5,12-28

Os pedimos, hermanos, que tengáis en consideración a los que trabajan entre vosotros, os presiden en el Señor y os amonestan. Tenedles en la mayor estima con amor por su labor. Vivid en paz unos con otros. Os exhortamos, asimismo, hermanos, a que amonestéis a los que viven desconcertados, animéis a los pusilánimes, sostengáis a los débiles y seáis pacientes con todos. Mirad que nadie devuelva a otro mal por mal, antes bien, procurad siempre el bien mutuo y el de todos. Estad siempre alegres. Orad constantemente. En todo dad gracias, pues esto es lo que Dios, en Cristo Jesús, quiere de vosotros. No extingáis el Espíritu; no despreciéis las profecías; examinadlo todo y quedaos con lo bueno. Absteneos de todo genero de mal. Que El, el Dios de la paz, os santifique plenamente, y que todo vuestro ser, el espíritu, el alma y el cuerpo, se conserve sin mancha hasta la Venida de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es el que os llama y es él quien lo hará. Hermanos, orad también por nosotros. Saludad a todos los hermanos con el beso santo. Os conjuro por el Señor que esta carta sea leída a todos los hermanos. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol, que ha invitado a los tesalonicenses a vivir la reciprocidad en el amor, ahora les pide que "tengan consideración" por los que trabajan por la predicación y por el gobierno de la comunidad. Pablo quizás conocía personalmente a los responsables de la comunidad de Tesalónica, que le sustituyeron tras su huida. Y pide que les amen y les respeten. Es obvio que la exhortación atraviesa los siglos y se aplica también a las comunidades cristianas de hoy. El respeto por los responsables es la primera manifestación de aquella fraternidad que debe reinar en la familia de Dios, cuya vida puede estar regulada solo por el "bien mutuo" (cf. 3,12; 4,9ss.; 5,15). Y es precisamente el amor lo que requiere el orden en la vida fraterna. La fraternidad no destruye la diversidad de los ministerios y necesita que alguien guíe su vida. Este no deja de ser hermano de todos, pero al mismo tiempo recibe del Señor la tarea de ejercer un liderazgo pastoral. Es un servicio al amor y a la unidad; por eso se le debe respeto y obediencia. La paz con ellos es la premisa para una verdadera comunión entre todos. Obviamente, la atención por la fraternidad no es solo tarea del responsable sino de todos los miembros de la Iglesia. Pablo exhorta a todos a estar atentos a la fraternidad: uno debe preocuparse del otro y cada uno debe velar por sus hermanos. La misma disciplina penitencial de la Iglesia forma parte de este contexto de radical fraternidad en la vida común. Es el sentido de la exhortación a "amonestar a los que viven desconcertados" y a los negligentes, porque la comunidad no puede ver crecer discordias y conflictos que ponen en peligro su unidad. Asimismo, también es importante animar a los "pusilánimes", es decir, a los que flaquean y querrían frenar el camino común. Todos deben prestar una atención especial a los débiles: hay que sostenerles con un amor constante. No solo el desorden, la pusilanimidad y la debilidad ponen a prueba el amor fraterno, sino también la venganza, es decir, "devolver mal por mal". La regla a seguir es la que se indicó a los romanos: "No te dejes vencer por el mal antes bien, vence al mal con el bien" (Rm 12,21). Así vence al mal el cristiano. Solo el amor es fuerte y arranca de raíz el mal. Sobre esa base Pablo construye una triple exhortación: a "estar siempre alegres", a "orar constantemente" y a "dar gracias" por todo. Y mirando la vitalidad de la comunidad, exhorta a todos, especialmente a aquellos que veían con cierta desconfianza o envidia aquella riqueza de vida, a "no extinguir el Espíritu" y a "no despreciar las profecías". Es cierto que hay que examinarlo todo con atención, pero hay que quedarse lo bueno porque es un don del Señor. Pablo exhorta finalmente a los tesalonicenses a mantenerse firmes en la fe que han recibido y a conservarse "sin mancha hasta la Venida de nuestro Señor Jesucristo".


09/06/2012
Vigilia del domingo


Agenda de la semana
DIC
4
Domingo 4 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
5
Lunes 5 de diciembre
Oración por los enfermos
DIC
6
Martes 6 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
7
Miércoles 7 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
8
Jueves 8 de diciembre
Fiesta de la Inmaculada
DIC
9
Viernes 9 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
10
Sábado 10 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
11
Domingo 11 de diciembre
Liturgia del domingo

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri